Brillantes retazos de realidad.

Las dos películas que veo esta semana no pueden estar más conectadas. Las dos hablan de la vida. Hablan de la realidad. De la existencia. Del devenir humano. Del existir. Del ser. Del estar aquí, en la tierra. Con sus sinsabores y sus sabores. Con sus síes y noes. Con sus preguntas y sus respuestas. Sus problemas y virtudes. Sus alegrías y sus penas. Sus ventajas y sus problemas…

Y las dos lo hacen a través de un lenguaje, el de sus dos creadores, muy personal y efectivo, lleno de realismo y verdad, pero sin perder el toque autoral, el genio del creador, el sello personal, de uno, el que no tienen los demás. Dos obras que, de manera inteligente y sensible, nos muestran brillantes retazos de nuestra realidad. Vamos con ellas.

“Fue la mano de Dios” / “The hand of God” (Dir: Paolo Sorrentino):

Soy muy fan del cine de Sorrentino o, al menos, de dos de sus obras más personales y portentosas, las muy recomendables “La gran belleza” y “La juventud”, dos cintas llenas de buen cine, muy personal, original y creativo (absténganse los amantes exclusivos del cine comercial, avisados quedan), que a mí me enganchan y me remueven. Por eso que vaya con ganas y nervios a la proyección de la que es su última, y muy alabada por la crítica, película, “Fue la mano de Dios”.

Desde el minuto uno estoy entregado a la que es su obra más personal (es de corte autobiográfico y está basada en sus experiencias personales) y, curiosamente, más austera y sobria. Sin dejar su genuino y muy reconocible estilo narrativo y audiovisual, el director italiano nos traslada a su infancia, o, mejor dicho, a la de su alter-ego, el joven Fabietto Schisa (fantásticamente interpretado por Filippo Scotti, un joven talento muy para tener en cuenta) justo en el momento en el que la vida le noqueará con uno de sus golpes, definiendo su destino y su futuro para siempre. El creador itálico nos lleva a ese difícil momento en el que dejamos atrás la juventud y encaramos nuestra vista al más correoso y difícil mundo de la madurez.  ¿Cómo? Mostrándonos su realidad cotidiana. Su relación con sus padres, su presente hermano, su nunca presente hermana, amén del resto de su peculiar y estrambótica familia. Recorreremos con él su Nápoles natal, asistiremos al inicio de su vocación cinematográfica, así como veremos como la vida le juega una de sus malas pasadas, marcando para siempre su caminar por estos lares.

Todo ello en una película llena de verdad y, en definitiva, de vida, que habla de la “ídem”. El amor, el desamor, la familia, el engaño, la muerte, la pasión, la vocación, la afición, las dudas, la amistad, los encuentros, los desencuentros, los secretos, las mentiras, la verdad de todo esto, y de aquello, y de aquello otro, …. De todo esto, y de mucho más, nos habla Sorrentino de una manera directa, clara, con un estilo muy realista que entronca mucho con gran parte de la tradición del cine italiano, pero, sin olvidar, eso nunca, su particular manera de mostrar las cosas, con ese estilo tan barroco, delirante, lleno de sentido del humor, a veces incluso absurdo, extremo, rebuscado, teatral y recargado, … tan propio como genial, que le ha llevado a tener el lugar que tiene hoy en día en el mundo del séptimo arte.

Poética, bella, divertida, triste, dolorosa, nostálgica, veraz, original, hipnótica, atractiva, … eso, y otras muchas cosas. En definitiva, muy recomendable.

“Seis días corrientes” (Dir: Neus Ballús):

            Y si la curtida mano de Sorrentino me atrapa y convence, la de la más novel, pero no menos inteligente, mano de Neus Ballús, me enternece y me divierte mucho en su original y valiosa “Seis días corrientes”. Su premiado paso por festivales de prestigio de cine independiente, así como sus buenas críticas y comentarios en las redes, activaron mi curiosidad por ver esta cinta tan original como diferente. Acierto.

            A modo de falso documental, lleno de sentido de la realidad y verdad, asistiremos a seis días corrientes de una patrulla de trabajo formada por tres hombres que, a priori, no pueden ser más diferentes. Durante esas seis jornadas conoceremos a nuestros tres protas, Moha, Valero y
Pep. Asistiremos a su rutina, a su labor como chicos arregla todo. También a su cotidianidad una vez terminada la jornada laboral.  Con un formato minimalista, austero, casi inexistente de conflicto dramático, asistiremos a su día a día, escuchando los diálogos y visualizando las situaciones más mundanas que el destino tiene preparado para ellos.

            De este modo nos daremos un baño de realidad, a través de 85 minutos llenos de inteligencia, sentido del humor y buen hacer, en el que, casi sin darnos cuenta, se tratarán muchos de los temas de este mundo en el que vivimos. Los prejuicios, las barreras, las distancias y fronteras que nos ponemos, cuando en el fondo somos iguales, e, independientemente de nuestra procedencia y circunstancias, todos tenemos las mismas inseguridades y dudas, serán algunos de los temas que salgan a relucir, hablando, en definitiva, de nosotros, del ser humano.

            Una cinta súper sencilla, casi documental, pero muy disfrutable y original, curiosa y entrañable, que nos pone en imágenes la cotidianidad de tres personajes anónimos, a los que cogeremos mucho cariño por su carisma y encanto, los cuales nos servirán de espejo, reflejando, de manera metafórica y muy sencilla, la esencia de muestra sociedad.

            Una pequeña, pero recomendable película, sólo, eso sí, para amantes de propuestas frescas y ajenas a lo convencional, dentro de un cine de carácter muy autoral y alternativo. Avisados quedan.

2 comentarios sobre “Brillantes retazos de realidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s