Cuando lo que da miedo es lo humano.

Ya he comentado varias veces en este blog que no soy muy consumidor del cine de Terror. Y no precisamente porque me de miedo. Al contrario. No creo en espíritus ni en fantasmas y, aunque en muchos casos dichas películas me inquieten un montón (soy de carne y hueso, no de hierro) y me den buenos sustos (lo que más me gusta de ellas: esa sensación adrenalínica que te dispara el corazón y te lo pone a mil cuando ocurre algo inesperado), Sigue leyendo “Cuando lo que da miedo es lo humano.”

Terror del bueno (del que da miedo de verdad)

No es un género, el del Terror, que yo frecuente mucho. Me da igual que una película sea un drama, un western, de ciencia ficción o una comedia romántica, o simplemente una comedia, incluso paródica, o por el contrario una cinta de esas en las que te dejas los ojos secos de llorar e incluso te dan cuajo. Me gustan las que te hacen pensar o las que sencillamente te entretienen. Me encanta el cine social, el de animación, las películas de aventuras, las cintas comerciales, las de autor, las independientes o las de un gran estudio, el cine “raruno” y el más clásico, el más radical o el más “palomitero”, … Me gusta el cine, en general, pero con el de Terror, aunque me pese, tengo un problema, o es muy bueno, o al menos lo dicen los entendidos, o no voy. Sigue leyendo “Terror del bueno (del que da miedo de verdad)”