Todo a la vez en todas partes.

            “Todo a la vez en todas partes”. Ese podría ser el resumen de mi vida, por mi actividad frenética y mi estar en mil sitios y actividades a la vez, el «Felipe no para», que llamo yo, pero no, ese es el original título de la película de moda de la última temporada en EE. UU. Una cinta independiente que, tras ser estrenada sólo en 4 salas, rompiendo todos los récords de cuota por pantalla del año, fue expandiéndose poco a poco a más y más cines, hasta conseguir pasar, la semana pasada, la barrera de los 60 millones de dólares, convirtiéndose en el que ya es el fenómeno de crítica y público del primer semestre de este año.

Sigue leyendo «Todo a la vez en todas partes.»

Los amores difíciles.

A los amores les pasa como a los aires, que a veces son difíciles, como bien escribía la fantástica (D.E.P.)  Almudena Grandes en una de sus novelas y como bien saben, entre otros, los gaditanos o los que pasamos nuestras vacaciones en tierras de nuestra amada Cádiz. Que nos venga el tiempo de Poniente, deseamos siempre, acogedor y agradable. Amable y disfrutable. Ligero y suave.  Pero que no llegue el de Levante. ¡Ese no, horror!! Que lo complica todo. Que consigue que la estancia sea insoportable y a veces hasta imposible. Que llega a provocar que la gente enloquezca y les “explote” la cabeza. Que hace, que, a pesar de estar en el espacio más maravilloso del planeta, tengamos que ausentarnos, dejarlo, porque la experiencia es todo menos placentera.

Sigue leyendo «Los amores difíciles.»

Vivir cantando.

Nada como cantar. Lanzar combinaciones de, simplemente, 12 notas musicales a través nuestro aparato fonador con el único fin de expresar emociones y, si se puede, ya de paso, disfrutar lo máximo que se pueda de tal melómana acción.

Sigue leyendo «Vivir cantando.»

Espías a “go-go”.

  Quien pudiera ser espía. Ser 007, aunque solo fuera por un día, e intentar salvar del mundo de malvados y villanos varios. Moverse sigilosamente cual “Matahari” e intentar, como en juego de cartas de sobremesa, no ser pillado por el resto de menos inteligentes y suspicaces seres que te rodean.

Sigue leyendo «Espías a “go-go”.»