Sonrisas y lágrimas o lágrimas y sonrisas

Eso es la vida. Tal cual. Relaciones personales. Amorosas, amistosas, familiares, laborales, vecinales, … o simplemente sexuales, pero, en definitiva, relaciones. Y con ellas las sonrisas y/o las lágrimas. A veces más risas que lágrimas (cuando hay sueños, confianza, alegría, diversión, fiesta, energía, ratos buenos, fortuna, “colegueo”, entusiasmo, ganas, descanso, sorpresas – buenas, eso sí -, positivismo, y buena onda, “good vibes” – como se dice ahora-, y salud, dinero y amor -como dice la canción-), pero a veces más lágrimas que risas Sigue leyendo “Sonrisas y lágrimas o lágrimas y sonrisas”

Mujeres de armas tomar

Y si en el anterior post hablaba de “Capitana Marvel” repartiendo a diestro y siniestro en los confines del Universo para salvar la paz Inter espacial, hoy os hablo de otras dos mujeres de armas tomar, dispuestas a “patear el culo”, estas sí que sí, literal, con tal de llegar a conseguir el objetivo que mueve sus vidas, o al menos, en el último y complicado momento por el que están pasando sus vidas. Dos personajes llenos de fuerza y garra de los que las actrices se mueren por conseguir, todavía se siguen vinculando a los hombres, ya que pueden sacarles todo el jugo necesario para brillar con luz propia como intérpretes. Sigue leyendo “Mujeres de armas tomar”

De dragones, locuras de genio y Oscars

Tras mostraros en mi último post mi gran felicidad ante el “año de vida” de este mi blog, y agradeceros absolutamente vuestra dedicación y apoyo, ahora os pido un poco disculpas por no haber escrito mucho últimamente de lo que a películas vistas se refiere. Pero hay semanas en las que la vida te lo pone difícil, todo patas arriba y lo único que intentas es sobrevivir, a base de café y de yo que sé qué, a la locura. En definitiva, que he estado a tope y mis múltiples facetas de profesor, padre, amigo, marido o esposo, escritor del blog, locutor de radio y músico loco, me han sobrepasado con mucho en los últimos días. Sigue leyendo “De dragones, locuras de genio y Oscars”

Un año de blog.

año_blog2     

  El pasado 4 de marzo de hace un año nacía este blog. Sin ningún otro propósito que el de compartir mis impresiones cuando acudía al cine y animado por algunos de mis más cercanos, comencé la aventura de “Hoy me voy al cine”. Pensé que duraría un mes, a lo sumo dos, quien sabe, tres … pero aquí sigo, compartiendo mi pasión cinéfila con todos los que seguís esta página 12 meses después. Mis expectativas se han visto superadas con creces: 210 seguidores a día de hoy, muchas visitas mensuales, gente que lee el blog asiduamente, el salto al formato radio (gracias a “LH Magazin”) con un programa semanal que cuenta ya con bastantes oyentes, y, lo más importante, muchos seguidores que me dicen que les encanta, que disfrutan de mi pasión transmitiendo mis impresiones sobre las películas tanto a través de los escritos como de las ondas… Yo solo puedo daros las gracias a todos. Gracias por vuestro tiempo, por vuestros ánimos, por vuestros comentarios de apoyo, por vuestras críticas, siempre constructivas, con las que he intentado ir mejorando… Yo seguiré tratando de transmitiros todo lo que experimento cada semana sobre lo que más me gusta y siempre intentaré hacerlo, no se hacer nada en la vida de otra manera, con pasión y entusiasmo, que la vida son dos días… 

Sigue leyendo “Un año de blog.”

“Cafarnaúm” Gran dosis de realidad (y de calidad)

Si hace unos días hablábamos de películas, como “High Life” en las que los directores de autor dan rienda suelta a su imaginación creando historias que rozan lo rocambolesco y lo estrambótico, creando obras que parecen sacadas de un mal sueño o del mayor de los delirios, de una experiencia psicotrópica, de un empacho de “calimocho” o simplemente de un arranque de locura, existen otras cintas, que, por el contrario, se plantean como propuestas “con los pies en la tierra” y dejan poco hueco a la inventiva, trayéndonos a la pantalla trozos de realidad con el objetivo de, ya no tanto de que disfrutemos, sino de que reflexionemos sobre la realidad en la que vivimos y, en definitiva, la realidad que entre todos hemos creado. Son obras radicales que nos muestra la parte menos amable del mundo. Sigue leyendo ““Cafarnaúm” Gran dosis de realidad (y de calidad)”

“High Life” Entre lo sublime y lo ridículo

Existen películas que te encantan, otras que detestas, otras que “ni fu ni fa”, otras que bueno, otras que vaya, otras que tiene su aquel, otras que tienen su cual, otras que no tienen nada, pero nada de nada… y luego están las de “no sé muy bien que es lo que acabo de ver”. Son películas que no tienes muy claro si calificarlas de buenas o malas, de mejores o peores, pero que ante todo no te dejan indiferentes. Se encuentran siempre en el borde de esa delgada línea que separa lo sublime de lo ridículo, la genialidad de la auténtica “mamarrachada”, la obra maestra del despropósito total. Sigue leyendo ““High Life” Entre lo sublime y lo ridículo”

El encanto de Robert y otros asuntos

Hay actores y actrices que no necesitan ponerse mallas y zambullirse en un “barullo pirotécnico” de efectos especiales para sorprender o enamorar al público. No necesitan ponerse prótesis para ganar un Óscar, ni someterse a “masoquistas” métodos interpretativos que les dejen sin aliento para que nosotros, los espectadores, nos fijemos en ellos. Son actores que no es que sean mejores o peores que los demás, para nada, pero tienen un algo, un “aquel”, un “toque” especial, que hace que les diferencie del resto. Llamémosle fotogenia, “charme”, encanto o simplemente elegancia o belleza, lo que sea, pero el caso es que tienen un “punch”, como dirían los ingleses, añadido, como una especie de aurea, una luz especial que los distinguen del resto de mortales. Sigue leyendo “El encanto de Robert y otros asuntos”

Green book o la “feel good movie” del año

Todos los años llega a las nominaciones de los Oscar una película que enamora a crítica y público. Película que, como en años anteriores “Figuras Ocultas”, “El discurso del rey”, “Slumdog Millionaire” o “Criadas y señoras”, se caracteriza por ser un tipo de cine más convencional y comercial, pero llenas de fuerza y emoción. Su carácter amable, su mezcla de risas y lágrimas, su poder emocional y sus entretenidas historias hacen que una gran variedad de público conecte con ellas de inmediato y que la gran parte de la población acaben pasando a verlas por las salas (parte de la crítica especializada y cierto sector cinéfilo, eso sí, son muy duras con ellas) y terminan siendo grandes éxitos de la taquilla. Son, como dirían los americanos, Sigue leyendo “Green book o la “feel good movie” del año”

Mis Favorit@s (o la alegría de ser ya más de ¡¡¡200!!!!!):

Esta semana he podido ver en acción a dos de mis actrices favoritas, Rachel Weisz y Emma Stone, en una película que, curiosamente, se titula “ídem de ídem”, es decir, “La favorita”. De la primera me enamoré en “El jardinero fiel” (esa apasionante, emocionante y triste historia que me sigue removiendo cada vez que la veo) y desde entonces no me pierdo ninguna de sus pelis, donde me demuestra siempre su gran capacidad interpretativa (este año, sin ir más lejos, aparte de la cinta que nos toca, en “Disobedience”). A la segunda, Emma Stone, empecé a prestarle más atención en “Criadas y señoras” (y eso que en aquella película casi era la que menos destacaba), pero Sigue leyendo “Mis Favorit@s (o la alegría de ser ya más de ¡¡¡200!!!!!):”

Lo que me llevo de la Navidad.

Acaba la Navidad y con ello empieza un nuevo año lleno de buenos propósitos (yo cada vez me propongo menos, porque luego casi nunca los cumplo y lo único que hago es afrontar la, ya de por sí terrible, cuesta de enero con un “kilo” de frustraciones sobre mis espaldas y, valga la redundancia, sobre mis kilos de más) y atrás dejamos ese entrañable período del año lleno de reencuentros familiares y amistosos y de aglomeración de bacanales (como si se fuera a acabar el mundo) que tanto hemos disfrutado. ¿Que qué me llevo de la Navidad? Pues muchas cosas: como ya he dicho, reencuentros y más reencuentros, muchos regalos, risas, muchos pinchos y cañas, y muchas cenas y comidas y más y más comidas, y risas, y no madrugar (qué felicidad) y disfrutar del quedarse en la cama sin tener que salir corriendo, y el no tener prisa para acostarse, y tertulias y más tertulias, y tiendas, y paseos, y muchos, muchos, pero muchos kilos que tendré que pensar en cómo eliminar ya (oh, cruda realidad, toda mi vida tendrá que girar en torno a una pechuga de pollo y un apio) … y entre todo eso y lo demás, el visionado de algunas películas, (¡Vivan las vacaciones y el tiempo libre!!!) que me dispongo a comentar, brevemente, de las que menos a las que más me han gustado: Sigue leyendo “Lo que me llevo de la Navidad.”