Lo que me llevo de la Navidad.

Acaba la Navidad y con ello empieza un nuevo año lleno de buenos propósitos (yo cada vez me propongo menos, porque luego casi nunca los cumplo y lo único que hago es afrontar la, ya de por sí terrible, cuesta de enero con un “kilo” de frustraciones sobre mis espaldas y, valga la redundancia, sobre mis kilos de más) y atrás dejamos ese entrañable período del año lleno de reencuentros familiares y amistosos y de aglomeración de bacanales (como si se fuera a acabar el mundo) que tanto hemos disfrutado. ¿Que qué me llevo de la Navidad? Pues muchas cosas: como ya he dicho, reencuentros y más reencuentros, muchos regalos, risas, muchos pinchos y cañas, y muchas cenas y comidas y más y más comidas, y risas, y no madrugar (qué felicidad) y disfrutar del quedarse en la cama sin tener que salir corriendo, y el no tener prisa para acostarse, y tertulias y más tertulias, y tiendas, y paseos, y muchos, muchos, pero muchos kilos que tendré que pensar en cómo eliminar ya (oh, cruda realidad, toda mi vida tendrá que girar en torno a una pechuga de pollo y un apio) … y entre todo eso y lo demás, el visionado de algunas películas, (¡Vivan las vacaciones y el tiempo libre!!!) que me dispongo a comentar, brevemente, de las que menos a las que más me han gustado: Sigue leyendo “Lo que me llevo de la Navidad.”

Lo mejor del año

Y me despido, queridos “followers” y amigos, con lo que sería mi top 10 de las películas nacionales e internacionales (miento, en el terreno foráneo he sido incapaz de reducir la lista a 10, son 20 los títulos, y en algún caso con dos películas en la misma posición, produciéndose un empate, como en el primer puesto, en el que he sido incapaz de decantarme por las dos joyas que ocupan el reinado, dos experiencias cinematográficas muy diferentes pero igualmente de geniales) de las películas estrenadas en este 2018. Sólo deciros que os animo a que incluyáis en los comentarios del blog vuestra lista de películas favoritas de este año y que comentéis mi ranking para ver con qué y qué no estáis de acuerdo (el debate es súper constructivo y da vidilla). Sigue leyendo “Lo mejor del año”

Julia is back

Esta semana solo comentaré una película (cuando se acercan las vacaciones de Navidad bastante tiene uno con sobrevivir a cenas, eventos, cañas, chocolates con churros, ver luces navideñas, festivales de fin de curso, cerrar proyectos, cursos, objetivos, evaluar, quedar y más quedar, y planear para quedar, y más quedar, más quedar, y buscar navideños “jerseys” horteras para reírse y celebrar, en fin… que imposible acercarse alguna vez más a mi amada sala oscura), y no es otra que “Ben is Back” (“El regreso de Ben”), que bien podíamos “re-titular” como “Julia is back” o “El regreso de Julia”, por eso de la vuelta por la puerta grande de ese icono y pedazo de actriz (al menos para un servidor) que es Julia Roberts. Y es que, la que fuera nuestra amada “Pretty woman”, la genial “Erin Brokovich” o la peor de las pesadillas de Cameron Díaz en la total “La boda de mi mejor amigo”, vuelve a darlo todo en pantalla con un protagónico (últimamente se prodiga poco en pantalla y si lo hace suele ser en personajes Sigue leyendo “Julia is back”

“Roma” o la emoción de las películas fenómeno

Existen películas exitosas, que gozan de buena reputación y fantásticas críticas antes de ser estrenadas, que uno quiere ver, por supuesto, y luego están las películas fenómeno (que uno muere por ver, “of course”). Me refiero a aquellas de las que todo el mundo habla y de las que uno no puede escapar, como mínimo, de la curiosidad de visionarlas. Vienen precedidas de una especie de “aurea” de película “única” y, por ello, los cinéfilos no encontramos el momento de poder estar sentados en la butaca para poder degustarlas por primera vez y ver si es verdad, cerciorar, que si lo que recibimos ante nuestros ojos formará parte de la historia del cine, tal y como se venía diciendo.

Este fenómeno pasa pocas veces (no estamos hablando de películas comerciales y llenas de marketing, esas juegan en otra liga, sino de pequeñas joyas que se descubren en festivales y que normalmente estarán muy presente en las temporadas de premios). Sigue leyendo ““Roma” o la emoción de las películas fenómeno”

Dos tristes “thrillers”

La semana pasada pude disfrutar en las salas de cine de dos películas unidas por el género y de muy similares características. En ambos casos se trataba de “thrillers” lentos con tintes dramáticos, los dos tristes como los “thrillers, digo, como los tigres, y con cierta lectura social. Me refiero a la norteamericana “Widows” y a la danesa “The guilty”. Cine en esencia de intriga, pero de calado un poquito más hondo de lo normal. El resultado dos películas interesantes, aunque de resultado diferente. Vamos con ellas.

 

Viudas” / “Widows” (Dir: Steve Mcqueen):

“Viudas” es una especie de “Ocean’s 8” (la versión femenina y feminista del “Ocean’s 11” de Clooney y su tropa) pero de autor. Sigue leyendo “Dos tristes “thrillers””

La cosecha de Cannes II (o 3 ángeles en la tierra).

Y seguimos con lo que va viniendo del festival de Cannes a nuestras pantallas. Cine con personalidad y de calidad que nos regala dos de los personajes masculinos más fascinantes de lo que llevamos de año. Si en la anteriormente comentada cinta llegada del Festival francés, “Lazzaro Feliz”, señalábamos como lo mejor de su metraje el también fascinante personaje sobre el que gira la trama, ese Lázaro feliz, especie de ángel, no solo de aspecto (parece un querubín sacado de una obra prerrafaelita) sino de corazón, toda su bondad sirve de perfecto contrapunto para entender el carácter abusivo y egoísta del hombre (la condesa de Luna somete y abusa de sus campesinos sirvientes, los cuales a su vez abusan de la bondad de su amigo y familiar Lázaro; nadie, salvo seres muy puros y honestos, ese Lázaro, se escapan al abuso de poder y de clases), aquí en estas dos obras volvemos a contar con otros dos  “ángeles” pero de muy de muy diferente índole, atraídos o corrompidos por el siempre presente en nuestro mundo “belcebú” y su atractivo paraíso del mal.

Sigue leyendo “La cosecha de Cannes II (o 3 ángeles en la tierra).”

La cosecha de Cannes

       Si en el post anterior comentaba lo que nos “pone” a los que amamos el cine la “carrera de los Óscar”, qué decir del placer que nos produce poder visonar los estrenos que pasaron por la anterior edición del Festival de Cannes. Si algo tiene este centro neurálgico del celuloide situado en medio de la Riviera francesa es que puede elegir entre lo mejor del cine mundial, y los que al final logran colocar sus filmes dentro de su sección oficial, o algunas de las paralelas, se pueden sentir unos privilegiados. Mucho leemos, cuando el festival tiene lugar, sobre esos estrenos, y durante los meses que esperamos su llegada a pantallas españolas solo hacemos con elucubrar sobre como serán esas pequeñas joyas allí presentadas. ¿Me gustarán? ¿No? ¿Será tan buena como dicen? ¿Pasará a mi “top list”? …  En ese sentido ya hemos podido disfrutar este año del gran melodrama con suspense de “Todos lo saben”, lo nuevo del iraní Farhadi, de la magnífica peli polaca “Cold War” o de pequeñas joyas independientes como la belga “Girl” o la magnífica y española “Carmen y Lola” (no se la pierdan si no la han visto ya). Mucho imaginé sobre ellas antes de verlas y ahora ya tengo mi impresión, lo mismo que me ocurrió con la película de esta semana (¡Sólo he visto una, estoy a “full”, qué stress!!!), de la que sólo había oído maravillas y me moría de ganas de ver. ¿Y qué me ha parecido? Pues lo siguiente. Sigue leyendo “La cosecha de Cannes”

Empieza la temporada de “Oscars”: Her majesty y el Ku-Kus-Klan.

Si algo tiene el otoño de emocionante para los cinéfilos es que se da el pistoletazo de salida para la ceremonia de los “Oscars”, esos pequeños hombrecillos dorados que, aunque no tengan un valor definitivo ni definitorio en cuanto a calidad absoluta (no dejan de ser unos premios totalmente subjetivos), nos mantienen muy entretenidos a lo largo de todo el año a los que amamos el cine. Al final vienen a ser como una carrera de fórmula 1 en la que se empieza, como en la “pole position” de un circuito, con las películas mejor posicionadas (tras los festivales de Venecia, Telluride y Toronto), pero que puede terminar de una manera absolutamente diferente de cómo se inició todo (¿Verdad o no?, Alonso). Lo importante no es el punto de partida, sino como se llega a la “foto finish” Sigue leyendo “Empieza la temporada de “Oscars”: Her majesty y el Ku-Kus-Klan.”

¿Quién nos cantará?

Cantaba “Mocedades”, allá por 1978, aquello de “quién te cantará con esa guitarra, quién la hará sonar cuando no esté yo, quién dará a tu casa color y a tu techo calor, quién te hará el amor…”, tema que 40 años después utiliza el súper especial Carlos Vermut no solo en uno de los momentos claves de su nueva y esperada película sino para dar título a la misma. Confieso que me moría de ganas de verla, porque me encanta el cine de Vermut (y el vermut todo sea dicho), como también confieso que me encanta Mocedades, sí, también, me pirran (hasta tengo con mis mejores amigos nuestra propia versión de guasa, los “Vocedades”), así que me faltaba tiempo para ver este recién estrenado largo de la cartelera y de escribir este nuevo post en el blog, para deciros lo que pienso de ella. Vamos allá. Sigue leyendo “¿Quién nos cantará?”

Arriba la honestidad

Siempre he pensado que la honestidad acabaría con la mayor parte de los problemas de este mundo, ya fueran políticos, amatorios, familiares, amistosos, diplomáticos, … La tendencia del ser humano a ocultar la verdad o a disfrazarla totalmente (lo que se viene a decir mentir) hace que al final todo acabe, cuando algo no está abanderado por el “verita veritatis”, convertido en un sinfín de malentendidos, traiciones, engaños y desengaños, luchas, desencuentros, frustraciones, infidelidades, peleas e incluso guerras, y un sinfín de negativos hechos, que, en muchos casos, una vez comenzado el “entuerto”, son imposible de solucionar. Normalmente, ya no hay marcha atrás. Es curioso que de esto hablan las dos interesantísimas películas de mi última sesión doble, las cuales, de manera fortuita, no fue algo premeditado por mi parte (las elegí por ganas de verlas y horario), se convirtieron en un perfecto programa doble de las relaciones entre el apasionante trinomio formado por “Familia, Verdad y Arte”. Vamos con ellas y con lo que me han parecido. Intentaré no mentir, lo prometo. Sigue leyendo “Arriba la honestidad”