Divinas comedias

Dante Alighieri estaría de acuerdo conmigo, no hay nada como una comedia, sea divina o no, para disfrutar de una buena tarde. Me encanta ir al cine, independientemente del género, mientras tras la película haya calidad. Me encantan los dramas, el cine de suspense, incluso de terror, el cine de aventuras, el bélico, el cine social, el de súper héroes, tan en boga últimamente, …, en fin, me encanta el cine, mientras la película “tenga chicha”, como dirían en mi pueblo, pero si veo una buena comedia, y más si es romántica (como yo; soy un poco ñoño, lo reconozco), mucho mejor. No hay nada como salir con una buena sonrisa de la sala de cine. Y si durante la proyección te llegan las carcajadas, pues mejor, te vas a casa como nuevo Sigue leyendo “Divinas comedias”

Empezar con buen pie

El 2019 ha empezado y, como yo siempre digo, cada año nuevo hay que empezarlo con optimismo y “buena letra”, y así lo he hecho. Como comenté en el post anterior ya no me propongo grandes objetivos ni grandes retos (mejor dejarse llevar, así menos desengaños y disgustos) pero tampoco me dejo dominar por la negatividad, eso nunca, y siempre tiendo a pensar que los posteriores 12 nuevos meses traerán cosas buenas o mejores (aunque sinceramente: “virgencita, virgencita, que me quede como estoy”, como se suele decir). Es verdad que hay un objetivo o contratiempo, llamémoslo así, que entorpece esto del positivismo y no es otra cosa que Sigue leyendo “Empezar con buen pie”

Lo que me llevo de la Navidad.

Acaba la Navidad y con ello empieza un nuevo año lleno de buenos propósitos (yo cada vez me propongo menos, porque luego casi nunca los cumplo y lo único que hago es afrontar la, ya de por sí terrible, cuesta de enero con un “kilo” de frustraciones sobre mis espaldas y, valga la redundancia, sobre mis kilos de más) y atrás dejamos ese entrañable período del año lleno de reencuentros familiares y amistosos y de aglomeración de bacanales (como si se fuera a acabar el mundo) que tanto hemos disfrutado. ¿Que qué me llevo de la Navidad? Pues muchas cosas: como ya he dicho, reencuentros y más reencuentros, muchos regalos, risas, muchos pinchos y cañas, y muchas cenas y comidas y más y más comidas, y risas, y no madrugar (qué felicidad) y disfrutar del quedarse en la cama sin tener que salir corriendo, y el no tener prisa para acostarse, y tertulias y más tertulias, y tiendas, y paseos, y muchos, muchos, pero muchos kilos que tendré que pensar en cómo eliminar ya (oh, cruda realidad, toda mi vida tendrá que girar en torno a una pechuga de pollo y un apio) … y entre todo eso y lo demás, el visionado de algunas películas, (¡Vivan las vacaciones y el tiempo libre!!!) que me dispongo a comentar, brevemente, de las que menos a las que más me han gustado: Sigue leyendo “Lo que me llevo de la Navidad.”

Lo mejor del año

Y me despido, queridos “followers” y amigos, con lo que sería mi top 10 de las películas nacionales e internacionales (miento, en el terreno foráneo he sido incapaz de reducir la lista a 10, son 20 los títulos, y en algún caso con dos películas en la misma posición, produciéndose un empate, como en el primer puesto, en el que he sido incapaz de decantarme por las dos joyas que ocupan el reinado, dos experiencias cinematográficas muy diferentes pero igualmente de geniales) de las películas estrenadas en este 2018. Sólo deciros que os animo a que incluyáis en los comentarios del blog vuestra lista de películas favoritas de este año y que comentéis mi ranking para ver con qué y qué no estáis de acuerdo (el debate es súper constructivo y da vidilla). Sigue leyendo “Lo mejor del año”

Julia is back

Esta semana solo comentaré una película (cuando se acercan las vacaciones de Navidad bastante tiene uno con sobrevivir a cenas, eventos, cañas, chocolates con churros, ver luces navideñas, festivales de fin de curso, cerrar proyectos, cursos, objetivos, evaluar, quedar y más quedar, y planear para quedar, y más quedar, más quedar, y buscar navideños “jerseys” horteras para reírse y celebrar, en fin… que imposible acercarse alguna vez más a mi amada sala oscura), y no es otra que “Ben is Back” (“El regreso de Ben”), que bien podíamos “re-titular” como “Julia is back” o “El regreso de Julia”, por eso de la vuelta por la puerta grande de ese icono y pedazo de actriz (al menos para un servidor) que es Julia Roberts. Y es que, la que fuera nuestra amada “Pretty woman”, la genial “Erin Brokovich” o la peor de las pesadillas de Cameron Díaz en la total “La boda de mi mejor amigo”, vuelve a darlo todo en pantalla con un protagónico (últimamente se prodiga poco en pantalla y si lo hace suele ser en personajes Sigue leyendo “Julia is back”

Dos tristes “thrillers”

La semana pasada pude disfrutar en las salas de cine de dos películas unidas por el género y de muy similares características. En ambos casos se trataba de “thrillers” lentos con tintes dramáticos, los dos tristes como los “thrillers, digo, como los tigres, y con cierta lectura social. Me refiero a la norteamericana “Widows” y a la danesa “The guilty”. Cine en esencia de intriga, pero de calado un poquito más hondo de lo normal. El resultado dos películas interesantes, aunque de resultado diferente. Vamos con ellas.

 

Viudas” / “Widows” (Dir: Steve Mcqueen):

“Viudas” es una especie de “Ocean’s 8” (la versión femenina y feminista del “Ocean’s 11” de Clooney y su tropa) pero de autor. Sigue leyendo “Dos tristes “thrillers””

Súper héroes de barrio

Llevamos años en los que las pantallas han sido asaltadas por un sinfín de súper héroes de distintas índoles y universos (también editoriales: Marvel y DC). Hemos visto desfilar hombres arañas, mujeres maravilla, hombres de hierro y “supermanes”, guardianes de la galaxia, hombres murciélago y del agua, panteras negras, avispas y señores hormigas… en fin, de todo absolutamente. Pero entonces llegó él, con su espíritu cañí y su desparpajo, su traje zurcido a mano, y su alma de Súper héroe de barrio (como la canción del gran Kiko Veneno), más tirando a esencia de torrija, torrezno, fritura y “güisky-cola”, que, a microchip, sushi o triple seco, dispuesto a salvar a España y de paso, a su taquilla. No hablo de otro, sino del gran “Súper López”. Sigue leyendo “Súper héroes de barrio”

Ella y él (o conseguirlo cueste lo que cueste)

       Las dos últimas películas que he visto en pantalla (bueno, miento, he visto también “Súper López”, la cual os recomiendo totalmente, por divertida, pero de la que hablaré en el próximo post, voy por orden de visionado) son dos vehículos de lucimiento para dos actores en “their best” (su mejor forma, para que nos entendamos), protagonizados por dos actores que sacan oro de sus jugosos personajes y que te atrapan de principio a fin del visionado. Dos personajes totalmente distintos, una escritora defensora del papel de la mujer en la sociedad machista y retrograda del principio del siglo XX parisino y un padre coraje dispuesto a vengar la brutal paliza que le dan a su hijo en el Cádiz actual. Dos personajes que nada tienen que ver, ni por género, época, espacio ni objetivo, pero absolutamente conectados porque ambos intentarán luchar hasta las últimas consecuencias por su necesario y ansiado fin por encima de todas las cosas. Dos seres con sed de justicia que lucharán con uñas y dientes con el único deseo de conseguir su necesaria “meta”. Muy recomendables las dos, que vaya por delante eso. Sigue leyendo “Ella y él (o conseguirlo cueste lo que cueste)”

Pura magia (o no)

       Llamamos magia al conjunto de conocimientos y prácticas con los que se pretende conseguir cosas extraordinarias con ayuda de seres o fuerzas sobrenaturales, o al menos, eso dice el diccionario. Con ella nos dejamos sorprender, hechizar, encantar, fascinar, … y cuando es así, nos quedamos con la boca abierta, maravillados por la ilusión a la que acabamos de asistir, siempre, eso sí, que no descubramos el truco (al final, siempre tiene), en cuyo caso se pierde un poco del misterio o la fascinación inicial. El desencanto de desenmascarar el encanto (o encantamiento), cual mágico refrán. Esta es una sensación que me ha acompañado con cada una de las entregas de la franquicia de “Harry Potter”. He disfrutado de lo grande de su estética, sus personajes, sus fascinantes localizaciones (me encanta entrar, por dar un ejemplo, en ese comedor de Hogwarts), sus maravillosas criaturas y monstruos, etc. … Son películas en las que me deleito con el trabajo que hay detrás de producción, maquillaje, vestuario, caracterización, efectos especiales, … Pero como si de un truco de magia se tratara, en “cuanto rasco un poco detrás”, y como si de descubrir el engaño se tratara, no acabo de engancharme del todo a ninguna de las tramas y aunque veo con agrado cada una de las entregas, nunca salgo del todo emocionado con la sensación de haber visionado una pasada de filme. Siempre entro en la sala del “cinema” entusiasmado y el nivel de “flipe” va bajando hasta que me lleva prácticamente a la absoluta normalidad. Una sensación que ha sido más positiva en alguno de los títulos (no soy capaz de recordar cuáles), pero que en general siempre me han llevado al sentimiento neutro o tibio. Sigue leyendo “Pura magia (o no)”

Empieza la temporada de “Oscars”: Her majesty y el Ku-Kus-Klan.

Si algo tiene el otoño de emocionante para los cinéfilos es que se da el pistoletazo de salida para la ceremonia de los “Oscars”, esos pequeños hombrecillos dorados que, aunque no tengan un valor definitivo ni definitorio en cuanto a calidad absoluta (no dejan de ser unos premios totalmente subjetivos), nos mantienen muy entretenidos a lo largo de todo el año a los que amamos el cine. Al final vienen a ser como una carrera de fórmula 1 en la que se empieza, como en la “pole position” de un circuito, con las películas mejor posicionadas (tras los festivales de Venecia, Telluride y Toronto), pero que puede terminar de una manera absolutamente diferente de cómo se inició todo (¿Verdad o no?, Alonso). Lo importante no es el punto de partida, sino como se llega a la “foto finish” Sigue leyendo “Empieza la temporada de “Oscars”: Her majesty y el Ku-Kus-Klan.”