Mis básicos de Agosto

Agosto es mi mes menos cinéfilo. Y, que quede claro, no por falta de ganas. Sigo leyendo sobre cine, informándome de lo que se cuece en el panorama cinematográfico y enterándome de lo que es más “trending topic” del panorama del celuloide allá en todos los confines de la tierrra. Pero lo que se dice introducirme en una sala oscura y disfrutar de un festín de tarde de cine, poco. Más bien nada Sigue leyendo “Mis básicos de Agosto”

Lo mejor del año 2019 (parte 1)

Hemos pasado julio y, con ello, más de la mitad del año y como suele ser costumbre llega el momento de mirar para atrás y ver cuáles han sido las películas que más nos han gustado de lo que llevamos de 2019. Estas son las mías. Sigue leyendo “Lo mejor del año 2019 (parte 1)”

Dos buenas pelis antes del break

Y termino Julio viendo dos buenas pelis, de géneros totalmente opuestos, antes del “break” de verano, ya que, aunque en agosto intentaré escaparme al cine de vez en cuando, prometo que lo haré (ese nuevo Tarantino, por ejemplo, que me tiene loco), no escribiré en el blog, tomándome el ansiado descanso vacacional que todo ser merece. Prometo, aparte de visionar alguna peli Sigue leyendo “Dos buenas pelis antes del break”

El rey que ruge en la taquilla (pero no en calidad)

Ya he explicado en este blog mi opinión sobre todas las versiones en “acción real” (como así las llaman) que Disney está haciendo de sus clásicos de animación. Bienvenidas sean, como sean también bienvenidas todas las películas de superhéroes, secuelas, precuelas y demás familias, mientras llenen los cines y mantengan estos templos sagrados del séptimo arte abiertos, antes de que el consumo de material digital en casa (vía tele, tableta, móvil o cualquier otro tipo de pantalla), solitario y doméstico, acabe con la bonita experiencia de acudir a una gran sala para poder disfrutar, en familia, con amigos o, por qué no, en solitario, de una buena película. Sigue leyendo “El rey que ruge en la taquilla (pero no en calidad)”

¡ Y Viva Spiderman!!!

Si en el post anterior de “Hoy me voy al cine” proclamaba a los cuatro vientos mi amor por Los Beatles, con cuyas canciones mi vida había sido y seguirá siendo mucho mejor, en este lo haré por Spiderman, mi superhéroe favorito (con mis respetos a “Iron man” y a su alter ego Stark, del que también soy absolutamente devoto). Me encanta Spiderman. Es más, me encantaría ser Spiderman (como también componer como los 4 de Liverpool, ¡qué demonios!!).  Sigue leyendo “¡ Y Viva Spiderman!!!”

¡Vivan los Beatles!!!

La vida sin cine no sería igual, al menos para mí. Pero tan poco sin música. Todos, unos más y otros menos, pero al fin y al cabo todos, hemos acompañado el devenir de nuestra vida con diferentes melodías y ritmos que han conformado la banda sonora de nuestro día a día. Desde las primeras nanas que nos cantaban nuestros progenitores en nuestra cuna, a la última canción que escuchamos anoche o esta misma mañana al levantarnos, nos hemos acompañado el total de nuestra existencia, de alguna manera u otra, de música. Sigue leyendo “¡Vivan los Beatles!!!”

Y entonces llegó “Pixar”

Vivíamos muy bien en nuestra infancia y juventud (al menos en la mía), acostumbrados en el terreno de la animación a la magnífica calidad de las películas Disney. Disfrutábamos de la alta naturaleza de todos los clásicos de la marca del ratón (“Pinocho”; “Blancanieves”, “La dama y el vagabundo”,…) y de sus épocas de regeneración (“La sirenita”, “Aladín”, “El rey León”, “Pocahontas”,… hicieron también nuestras delicias). Todas derrochaban talento, sensibilidad, belleza, estética, entretenimiento y buen hacer.  A la gran compañía por antonomasia, creada por el mítico Walt Disney, le empezaron a surgir competidores que Sigue leyendo “Y entonces llegó “Pixar””

La invasión de las franquicias (y los alienígenas)

Parece que la imaginación está muerta. Últimamente asaltan nuestras pantallas mil términos, que a veces uno ya ni sabe lo que significan, relacionados con el hecho de que las películas no parten de una idea original o nueva. Me refiero a “palabros” del tipo: franquicia, “reboot”, secuela, precuela, reinicio, versión en acción real, saga, “spin-off”… en fin, de todo. Es verdad, y yo lo recuerdo siempre, que son estos filmes los que mantienen viva la taquilla y gracias a los cuales la existencia de los cines es una realidad (¿qué haríamos sin taquillazos del tipo de la saga de “Vengadores”, la de “Star Wars” o la de “Toy Story”, sin ir más lejos?). Nada. Aunque también es verdad Sigue leyendo “La invasión de las franquicias (y los alienígenas)”

El fuego que arrasa con el pasado (o que lo trae de vuelta)

Voy con cierto “miedo” a ver dos filmes a mi sesión doble de los martes porque no tengo muchas expectativas sobre ellos. Es curioso que voy a ver dos películas que aparentemente nada tienen que ver, una de ciencia-ficción y súper héroes, la otra una costumbrista comedia de Fernando Colomo, pero cuya trama está, cosas del azar (cósmico o no), absolutamente conectada. En las dos, el fuego tiene un papel principal Sigue leyendo “El fuego que arrasa con el pasado (o que lo trae de vuelta)”

El “hombre cohete” y el “chico bala”

          Dedico mi sesión doble de esta semana a dos películas cuyo peso recae absolutamente en su personaje principal. En ambos casos, aun perteneciendo a películas de géneros absolutamente opuestos, uno un “biopic” musical y el otro una peli de acción, el carácter protagonista en torno al que gira la cinta es muy similar: un ser libre, independiente, fuera de los límites o normas establecidos, lleno de talento (uno para la música, el otro para matar), rodeado de gentes, pero siempre solo, es más, solitario y en cierto modo, aunque incomprendido, admirado absolutamente. En eso conectan absolutamente los dos largometrajes de este post semanal. Sigue leyendo “El “hombre cohete” y el “chico bala””