Y entonces llegó “Pixar”

Vivíamos muy bien en nuestra infancia y juventud (al menos en la mía), acostumbrados en el terreno de la animación a la magnífica calidad de las películas Disney. Disfrutábamos de la alta naturaleza de todos los clásicos de la marca del ratón (“Pinocho”; “Blancanieves”, “La dama y el vagabundo”,…) y de sus épocas de regeneración (“La sirenita”, “Aladín”, “El rey León”, “Pocahontas”,… hicieron también nuestras delicias). Todas derrochaban talento, sensibilidad, belleza, estética, entretenimiento y buen hacer.  A la gran compañía por antonomasia, creada por el mítico Walt Disney, le empezaron a surgir competidores que Sigue leyendo “Y entonces llegó “Pixar””

Pikachu vs El genio tan genial

Dedico este post al último cine infantil-juvenil que me he acercado a ver con los más pequeños de mi casa. Me refiero a “Pokémon. Detective Pikachu” y a “Aladdín”. A las dos voy con entusiasmo por varias razones: la primera viene precedida de notables críticas y la segunda es un “remake” de una de mis películas Disney favoritas de mi etapa de juventud. El resultado que me provocan es totalmente distinto y es la magia de la cinta del carismático ladronzuelo árabe la que sale ganando en esta peculiar batalla por el título de la mejor cinta infantil actual de la cartelera. ¡Vamos con el combate!!!! Sigue leyendo “Pikachu vs El genio tan genial”

Tim Burton, ese creador (+ una cinta provocadora)

El otro día, a colación del estreno del último (y muy recomendable) filme de Almodóvar, hablaba de los directores creadores/ autores, ésos que no se limitan a poner en funcionamiento ciertos mecanismos y herramientas, a modo de artesanos y que les permiten llevar a  buen puerto un largometraje, sino de los que ponen su alma y todo su mundo creativo e interior en cada uno de los fotogramas que salen de su mente, lo cual hace que cada una de sus cintas sean absolutamente reconocibles. A ese grupo pertenece también Tim Burton, Sigue leyendo “Tim Burton, ese creador (+ una cinta provocadora)”

De dragones, locuras de genio y Oscars

Tras mostraros en mi último post mi gran felicidad ante el “año de vida” de este mi blog, y agradeceros absolutamente vuestra dedicación y apoyo, ahora os pido un poco disculpas por no haber escrito mucho últimamente de lo que a películas vistas se refiere. Pero hay semanas en las que la vida te lo pone difícil, todo patas arriba y lo único que intentas es sobrevivir, a base de café y de yo que sé qué, a la locura. En definitiva, que he estado a tope y mis múltiples facetas de profesor, padre, amigo, marido o esposo, escritor del blog, locutor de radio y músico loco, me han sobrepasado con mucho en los últimos días. Sigue leyendo “De dragones, locuras de genio y Oscars”

Un año de blog.

año_blog2     

  El pasado 4 de marzo de hace un año nacía este blog. Sin ningún otro propósito que el de compartir mis impresiones cuando acudía al cine y animado por algunos de mis más cercanos, comencé la aventura de “Hoy me voy al cine”. Pensé que duraría un mes, a lo sumo dos, quien sabe, tres … pero aquí sigo, compartiendo mi pasión cinéfila con todos los que seguís esta página 12 meses después. Mis expectativas se han visto superadas con creces: 210 seguidores a día de hoy, muchas visitas mensuales, gente que lee el blog asiduamente, el salto al formato radio (gracias a “LH Magazin”) con un programa semanal que cuenta ya con bastantes oyentes, y, lo más importante, muchos seguidores que me dicen que les encanta, que disfrutan de mi pasión transmitiendo mis impresiones sobre las películas tanto a través de los escritos como de las ondas… Yo solo puedo daros las gracias a todos. Gracias por vuestro tiempo, por vuestros ánimos, por vuestros comentarios de apoyo, por vuestras críticas, siempre constructivas, con las que he intentado ir mejorando… Yo seguiré tratando de transmitiros todo lo que experimento cada semana sobre lo que más me gusta y siempre intentaré hacerlo, no se hacer nada en la vida de otra manera, con pasión y entusiasmo, que la vida son dos días… 

Sigue leyendo “Un año de blog.”

Empezar con buen pie

El 2019 ha empezado y, como yo siempre digo, cada año nuevo hay que empezarlo con optimismo y “buena letra”, y así lo he hecho. Como comenté en el post anterior ya no me propongo grandes objetivos ni grandes retos (mejor dejarse llevar, así menos desengaños y disgustos) pero tampoco me dejo dominar por la negatividad, eso nunca, y siempre tiendo a pensar que los posteriores 12 nuevos meses traerán cosas buenas o mejores (aunque sinceramente: “virgencita, virgencita, que me quede como estoy”, como se suele decir). Es verdad que hay un objetivo o contratiempo, llamémoslo así, que entorpece esto del positivismo y no es otra cosa que Sigue leyendo “Empezar con buen pie”

Lo que me llevo de la Navidad.

Acaba la Navidad y con ello empieza un nuevo año lleno de buenos propósitos (yo cada vez me propongo menos, porque luego casi nunca los cumplo y lo único que hago es afrontar la, ya de por sí terrible, cuesta de enero con un “kilo” de frustraciones sobre mis espaldas y, valga la redundancia, sobre mis kilos de más) y atrás dejamos ese entrañable período del año lleno de reencuentros familiares y amistosos y de aglomeración de bacanales (como si se fuera a acabar el mundo) que tanto hemos disfrutado. ¿Que qué me llevo de la Navidad? Pues muchas cosas: como ya he dicho, reencuentros y más reencuentros, muchos regalos, risas, muchos pinchos y cañas, y muchas cenas y comidas y más y más comidas, y risas, y no madrugar (qué felicidad) y disfrutar del quedarse en la cama sin tener que salir corriendo, y el no tener prisa para acostarse, y tertulias y más tertulias, y tiendas, y paseos, y muchos, muchos, pero muchos kilos que tendré que pensar en cómo eliminar ya (oh, cruda realidad, toda mi vida tendrá que girar en torno a una pechuga de pollo y un apio) … y entre todo eso y lo demás, el visionado de algunas películas, (¡Vivan las vacaciones y el tiempo libre!!!) que me dispongo a comentar, brevemente, de las que menos a las que más me han gustado: Sigue leyendo “Lo que me llevo de la Navidad.”

Lo mejor del año

Y me despido, queridos “followers” y amigos, con lo que sería mi top 10 de las películas nacionales e internacionales (miento, en el terreno foráneo he sido incapaz de reducir la lista a 10, son 20 los títulos, y en algún caso con dos películas en la misma posición, produciéndose un empate, como en el primer puesto, en el que he sido incapaz de decantarme por las dos joyas que ocupan el reinado, dos experiencias cinematográficas muy diferentes pero igualmente de geniales) de las películas estrenadas en este 2018. Sólo deciros que os animo a que incluyáis en los comentarios del blog vuestra lista de películas favoritas de este año y que comentéis mi ranking para ver con qué y qué no estáis de acuerdo (el debate es súper constructivo y da vidilla). Sigue leyendo “Lo mejor del año”

Pura magia (o no)

       Llamamos magia al conjunto de conocimientos y prácticas con los que se pretende conseguir cosas extraordinarias con ayuda de seres o fuerzas sobrenaturales, o al menos, eso dice el diccionario. Con ella nos dejamos sorprender, hechizar, encantar, fascinar, … y cuando es así, nos quedamos con la boca abierta, maravillados por la ilusión a la que acabamos de asistir, siempre, eso sí, que no descubramos el truco (al final, siempre tiene), en cuyo caso se pierde un poco del misterio o la fascinación inicial. El desencanto de desenmascarar el encanto (o encantamiento), cual mágico refrán. Esta es una sensación que me ha acompañado con cada una de las entregas de la franquicia de “Harry Potter”. He disfrutado de lo grande de su estética, sus personajes, sus fascinantes localizaciones (me encanta entrar, por dar un ejemplo, en ese comedor de Hogwarts), sus maravillosas criaturas y monstruos, etc. … Son películas en las que me deleito con el trabajo que hay detrás de producción, maquillaje, vestuario, caracterización, efectos especiales, … Pero como si de un truco de magia se tratara, en “cuanto rasco un poco detrás”, y como si de descubrir el engaño se tratara, no acabo de engancharme del todo a ninguna de las tramas y aunque veo con agrado cada una de las entregas, nunca salgo del todo emocionado con la sensación de haber visionado una pasada de filme. Siempre entro en la sala del “cinema” entusiasmado y el nivel de “flipe” va bajando hasta que me lleva prácticamente a la absoluta normalidad. Una sensación que ha sido más positiva en alguno de los títulos (no soy capaz de recordar cuáles), pero que en general siempre me han llevado al sentimiento neutro o tibio. Sigue leyendo “Pura magia (o no)”

Resaca post Halloween. Sobredosis de cine infantil y juvenil

       Y llegó Halloween y con él las calabazas, los buñuelos, las brujas, los huesos de santo, los del esqueleto, los vampiros, Frankestein, el hombre lobo, el día de los muertos, el de difuntos, el de las ánimas, las calaveras, las catrinas, las máscaras, las cáscaras, de las castañas, quiero decir,  el diablo, belcebú, su rabo, sus cuernos, el cielo, el infierno, … en fin, todo un sinfín, de variedad y de forma, de mitos y creencias, de tradiciones y festividad,… y, entre tanto espíritu y espectro, unas buenas dosis de “ruraleo” (somos muchos los que en esta época nos escapamos al pueblo en busca de la paz que no nos da la gran ciudad) y de cine infantil y juvenil. Dicho esto, estas son las películas que he visto. Encomendémonos al más allá y vamos allá, valga la redundancia, con ellas, “I mean” (quiero decir…).

Sigue leyendo “Resaca post Halloween. Sobredosis de cine infantil y juvenil”