Fallida originalidad.

Nada en el mundo del arte, y por ende del cine, que ser sorprendido. Nada como poder disfrutar de una obra original, diferente, creativa y llena de novedad. Poder visionar algo no visto anteriormente. Algo no experimentado con anterioridad. Dejar llevarse por experiencias innovadoras, sorprendentes y que te dejen boquiabierto, por eso de que nunca en filmes anteriores habías visto algo igual. Bendita sensación esa la de la singularidad.

Sigue leyendo «Fallida originalidad.»

Actores que bien valen una entrada.

Mis criterios de selección de las películas que veo son de lo más variados. Normalmente son las críticas de la prensa especializada, así como los comentarios en las redes, los que me animan a decantarme por una cinta u otra. Pero otras muchos, mis parámetros de decisión responden a cosas de lo más variadas que van desde poder encajar horarios con la conciliación familiar y laboral, la temática, directores que las crean o los actores que las protagonizan, entre otras cosas.

Sigue leyendo «Actores que bien valen una entrada.»

Tadeo, Julia, George y el gris.

            Voy al cine este fin de semana en familia movido no tanto por las películas que voy a ver sino en los actores o personajes que las protagonizan. En el primer caso, son dos estrellas de Hollywood, de las de toda la vida, las que me atraen pasarme por taquilla. Julia Roberts y George Clooney. No necesitan presentación. Dos intérpretes no sólo guapos, de lo más atractivos y carismáticos, sino, además, llenos de talento. Suelo disfrutar de sus películas y más, como en este caso, si es una comedia romántica, mi género fílmico favorito, por excelencia.

Sigue leyendo «Tadeo, Julia, George y el gris.«

De nuevo Septiembre (y su cine).

            Septiembre. Mes de vuelta al cole. De regreso a la rutina. El lunes de los meses, como leí, qué frase tan acertada, hace poco. El mes del “reinicio”, del volver a empezar, del “vamos allá que no queda otra”. Del a ganarse el jornal de nuevo se ha dicho. Y del enfrentarse a terribles males de la naturaleza como el despertador, las dietas y los sinsabores de la vida laboral. Vuelta, en cierto modo, al gris.

Sigue leyendo «De nuevo Septiembre (y su cine).»

Verano de cine.

Verano de cine:

            Pues sí. Lo confieso. Me he pasado un verano de cine. Sin más. Y no por lo de lo que asistencia a las salas se refiere, no, he frecuentado poco las salas, sino porque me ha resultado de lo más aprovechado (he hecho mil cosas, qué raro, como siempre) y, así mismo, de lo más revitalizante y relajante. Vamos, que no he parado, a la vez que he desconectado. Un lujo, vaya.

            Pero se acabó lo que se daba, toca vuelta al redil, regreso a la rutina. Hay que volver a laborar y a la dictadura del reloj. A ganarse el pan, se ha dicho, para luego en vacaciones despilfarrar. A madrugar y plantearse objetivos que en la mayoría de los casos no se cumplirán (véase mi lucha eterna contra los kilos de más, entre otros mil horizontes por alcanzar). En definitiva, vuelta a la cruda realidad.

            Pero nada de victimismo. A disfrutar. Que en todo en la vida hay mil aspectos positivos de los que poder gozar. Muchos. Como volver a mis sesiones de cine y poder compartirlas con vosotros, mis “hoymevoyalcinemaniacos”.

            Por ahora, os dejo, con mis impresiones de las pocas películas que he podido ver en este caluroso mes de agosto. Vamos con ellas.

Sigue leyendo «Verano de cine.»