De Truebas y Vampiros

“Casi 40” (Dir: David Trueba):

Me gusta todo lo que hace David Trueba. Me gusta su cine y su manera de escribir, al menos sus artículos periodísticos. De sus novelas solo puedo decir que me estoy leyendo una de ellas, “Saber Perder”, y aunque me encuentro en el primer tercio, me está encantando (os la recomiendo aún sin haberla terminado). Así que me acerco a “Casi 40” con ganas, muchas, y más cuando por lo que sé, ésta se plantea como una especie de continuación no real (no es una segunda parte, ni habla de los mismos personajes, pero en esencia podrían serlo) de su primera película, “La buena vida”, la cual no he vuelto a visionar desde su estreno, pero de la que guardo un muy buen recuerdo. En aquella, los mismos actores, Fernando Ramallo y Lucía Jiménez, se enfrentaban a las primeras dudas ante la vida que se plantean en la adolescencia, si no recuerdo mal. Y lo hacían con naturalidad y frescura. Y yo me enganché a su historia y sus diálogos. O al menos eso dice mi nostálgica memoria. Sigue leyendo “De Truebas y Vampiros”

Dos documentales para enmarcar (y disfrutar, y mucho)

Dos de las más especiales experiencias que he tenido este año en una sala de cine han tenido que ver con el visionado de dos documentales. Tengo que confesar que no es un género que yo frecuente mucho, pero en los casos en los que los títulos vienen precedidos de muy buenas referencias, hago mis excepciones y las voy a ver al cine. Y en algunas ocasiones, como en los dos que recomiendo a continuación, las sorpresas son muy, pero que muy gratas.

“Muchos hijos, un mono y un castillo” (Dir: Gustavo Salmerón):

El primero (el cual, aparte del Goya al mejor documental de este año, se ha llevado infinidad de premios allá donde se ha presentado) se llama “Muchos hijos, un mono y un castillo” y está dirigido por el actor Gustavo Salmerón. Sigue leyendo “Dos documentales para enmarcar (y disfrutar, y mucho)”

¡ Y que viva la diversidad !!!!

“Campeones” (Javier Fesser)

Nada me hace más ilusión que una película española arrase en la taquilla y se encarame de un plumazo al número 1 (y más teniendo a contrincantes “del pelo” de Spielberg). Y es precisamente lo que ha ocurrido con la última película de Javier Fesser. Parece una tontería, pero, como cuando gana Nadal, o la selección española, Penélope y Javier se vienen para casa con un óscar, o mandamos a un astronauta al espacio, qué se yo… a uno le hace una ilusión enorme el triunfo de lo propio, cuestión que nada tiene que ver con temas, tan en boga, de exaltación nacionalista sino por eso de que te gusta que a los que conoces les vaya bien. El éxito de lo cercano, de lo próximo, de lo conocido… Al menos a mí me pasa, y más en el tema del cine. Por eso me acercaba con ilusión a ver la última película del director de “P Tinto”, creador del que me han gustado todas sus películas anteriores y del que me encanta su necesidad de innovar en cada uno de sus proyectos (del humor surrealista y loco de su “El milagro de P Tinto”, a la difícil tarea de adaptar a la gran pantalla un cómic tan conocido como Mortadelo y Filemón o adentrarse en los espinosos temas de la fe con su fascinante “Camino”,… alguien siempre dispuesto a correr riesgos o, como se dice ahora, a salirse de su zona de confort). Y esta ilusión cada vez era mayor cuanto más tenía en cuenta las buenas críticas que iba leyendo y los más aún positivos comentarios de espectadores anónimos en la red. La gente no paraba de resaltar lo que había reído y llorado en el cine. Así que antes de que empezara la película no tenía otra cosa que, una curiosidad enorme por saber si iba a ser partícipe de ese buen “feeling” que, al parecer, estaba dejando a todos los que estaban yéndola a ver, los cuales no eran pocos. Sigue leyendo “¡ Y que viva la diversidad !!!!”

Cine español para todos los gustos (Parte II):

“Sin rodeos”. (Santiago Segura):

Santiago Segura es un tipo que me cae bien. Me parece que es un tío de lo más agudo e inteligente y que tiene esa capacidad para hacer humor de cualquier situación, ironizar cualquier segundo de su existencia, pero siempre con el sentido común por bandera. Vi sus dos primeras entregas de Torrente (luego me planté, ante el aluvión de tanta cara famosa “de segunda” en sus metrajes) y he de reconocer que me reí, y que algunos de sus momentos son muy divertidos, más aún si se entienden como crítica, que es lo que es cada entrega de la saga, al ser impresentable que representa (ese macho alfa de los que sigue habiendo muchos ejemplares en nuestra “fauna ibérica”). Y he de decir que me quedé sorprendido ante el tráiler del nuevo proyecto del director. No me esperaba algo así de él. De hecho, al principio pensé en no verla, pero luego tras algún buen que otro comentario, viendo que a Boyero también le había gustado (siempre le hago caso; es mi gurú) y que me encantan las comedias; todo ello sumado a Maribel Verdú y a que había empezado a hablar en este blog de cine español, pues al final fui. Sigue leyendo “Cine español para todos los gustos (Parte II):”