Maldito paso del tiempo

La arruga es bella. Eso dicen. O quizá sería mejor decir, traicionera. Como el tiempo que la provoca. Ese maldito “tic-toc” que hace estragos en nuestro cuerpo y nuestro alma, cual viento huracanado (o mar bravío) ante la geografía más adversa erosiona cualquier sedimento y se lleva sea cual sea la formación geológica que se ponga por delante. Así es el paso de los años. Ese cronómetro que te va poniendo conocimiento, templanza y madurez, pero te va quitando energía, ilusión, ganas y sueños. Ese “traicionero puñal” que te va curtiendo y dando experiencia, pero te va guiando hasta la muerte, despojándote de pasión y fuerza y llenándote de kilos, arrugas, frustraciones, disgustos, malas decisiones, malas “bromas” del destino y desengaños en el camino. Tanto a ti como individuo, como a ti cual miembro de una familia o de una pareja.

Sigue leyendo «Maldito paso del tiempo»