De MADRES (y PADRES) PARALEL@S.

Veo en el mismo día dos de las películas más esperadas por los cinéfilos de la temporada. Me refiero a las “Madres Paralelas” de Pedro Almodóvar y la última y flamante Palma de Oro del Festival de Cannes, “TITANE”. Dos películas que no pueden ser más diferentes en forma, una, un melodrama emotivo y bello, la otra, una cinta de ciencia ficción extrema y radical, pero que, curiosamente, están emparentadas en su temática.

Las dos hablan de maternidades y paternidades truncadas, de relaciones materno/paterno filiales complejas, de pasados por resolver y futuros difíciles de enfrentar si no se aclaran los secretos del ayer, de almas heridas y rotas con monstruos interiores destrozando emociones y cuerpos. Me meto para el “body” una sobresaliente tarde de sesión continua que me deja extenuado, por calidad y por intensidad. Salgo exhausto, pero corroborando con mayor fuerza, si cabe, tras acercarme a dos historias tan llenas de originalidad, creatividad y fuerza, una de mis máximas de vida: ¡Qué grande es el cine!!!

“Madres paralelas” / “Parallel Mothers” (Dir: Pedro Almodóvar):

Mucho se ha hablado de éste el último filme de Almodóvar desde que se estrenó en el reciente festival de Venecia, pero cuánto menos se sepa de esta historia de matriarcas imperfectas y memoria histórica mejor. De fantástico califico este melodrama “Almodovariano”, en el mejor sentido de la palabra, que habla de no olvidar nunca el pasado para poder enfrentarse al futuro y que entrelaza una historia de tres madres, llenas de amor, pero un tanto perdidas en éste el mundo de tener descendencia, con otra de heridas de la reciente historia de España, de la guerra civil.

Janis, Ana y Teresa. Así se llaman nuestras tres protagonistas. Tres mujeres antagónicas pero unidas para siempre por el maldito/bendito azar, tratando de lidiar con sus demonios interiores, causados por diferentes motivos, en un momento muy específico de sus vidas. Tres mujeres valientes, pero ajenas a la perfección, que tratan de salir adelante del embrollo que les ha planteado la vida, como pueden y mejor saben. Sobreviviendo, al fin y al cabo, no queda otra.

Tres féminas interpretadas de manera magistral por tres actrices inmensas. Penélope es MAGIA. Ella llena de belleza, fotogenia, buen hacer y emoción la pantalla. Y nos vuelve a regalar un precioso personaje, muy en la línea del de “Volver”, pleno de dramatismo, pero no exento de gracia. ¡Simplemente Maravillosa! Sin más.  Magnífica, una vez más, y ya van no sé cuántas, “La niña de nuestros ojos”. No menos excelsas están sus compañeras de reparto, fantásticas Milenas Smit y Aitana Sánchez Gijón.

El resultado, una cinta entretenida, emotiva, llena de giros de guion y sorpresas, de líneas de genuinos diálogos propias de la casa del director manchego, una producción impecable, llena del sello de nuestro internacional Pedro (esas casas, esas prendas, esos colores, …) y con un reparto impecable digno de enmarcar.

¿Perfecta? No, como nuestras protagonistas. Me interesa mucho más el melodrama de ese mundo femenino que tan bien, como nadie, sabe explorar y reflejar su aclamado director. Quiero saber “Todo sobre esas madres al borde de un ataque de nervios” y más.  No consigue atraer tanto mi atención esa historia de atrocidades en el pasado, que, aunque muy vinculada con la trama principal e interesante, y muy necesaria, por qué no, queda un poco más desdibujada en interés y solvencia dramática, habiéndole sido muy satisfactorio un pequeño golpe más de guion.

Aun así, sobresaliente, tierna, original, emotiva, y muy, pero que muy disfrutable. No se la pierdan.

“TITANE” (Dir: Julia Ducournau):

Y de los sentimientos y emociones “cocinadas” a fuego lento, paso al “triple salto mortal” de la cinta que venía de llevarse el galardón máximo del último festival de la “Croisette”, la PALMA DE ORO, la mayor distinción, Oscar mediante, del cine mundial. Si Pedro me estruja el corazón, y me deja las emociones a flor de piel, también mi sonrisa con esos diálogos y situaciones tan delirantes a veces, tan propias de su única mente manchega, la recién llegada al panorama fílmico, Julia Ducorneau, directamente me deja el cuerpo y el ritmo cardiaco patas arriba, con un subidón de adrenalina tal, que salgo del cine como si me hubieran tirado en caída libre desde un avión, pero sin paracaídas. Descolocado. Destrozado. Acongojado.

Radical. Extrema. Salvaje. Esquizofrénica. Potente. Loca. Muy loca. Así es “Titane”. Como un puñetazo en el estómago. Como un sórdido “after” de un polígono de un extrarradio escondido en una noche de fiesta. Como una montaña rusa eterna, llena de “loopings” imposibles, y a la que nunca se llega al final. Como una ruleta rusa con fatídico “The end”. Una película distinta, extraña, magnética, a la vez que repulsiva; hipnótica a la vez que desquiciante. Una bajada a los infiernos, casi literal, no apta para espíritus impresionables y mentes obtusas. Sólo para almas valientes y de mira muy, pero que muy, ancha.

              Y eso que he de reconocer que no soy capaz de entrar en los 15 primeros minutos de la cinta, y mira que vengo curtido en proyecciones raritas y “alérgicas” al mayor de los raciocinios. Su violencia extrema y su línea dramática ajena a cualquier impulso racional me dejan fuera de juego y, por ende, expulsado de su metraje. La esquizofrenia de su salvaje protagonista, una bailarina psico-killer que porta una placa de “TITANIO” en la cabeza, de ahí el título, me produce rechazo, repulsión, zozobra. Me tapo varias veces los ojos y estoy estremecido y anonadado en mi butaca. – ¿Esto qué es lo que es?- Me pregunto mientras mi corazón está a punto del infarto, de ser expulsado por mi boca. Pero luego, la trama se centrará en el fortuito encuentro que tendrá esta “damisela” al límite con un bombero en plena crisis de edad y masculinidad, quien perdió años atrás a un hijo, víctima de un secuestro, del que no ha vuelto a saber nada. El bendito/maldito azar los pondrá en contacto, como a nuestras “almodovarianas” madres, y, a partir de ahí, ya no habrá vuelta atrás.

Desde ese momento, cambio radical, un dramón “esquizoide”, con toques de Ciencia ficción muy “heavy”, que nos habla de almas torturadas, de seres marcados por un pasado difícil de superar, ajenos a todo resquicio de convencionalidad y normalidad, llenos de monstruos interiores difíciles de externalizar. Cambios de género, sexo con máquinas, violencia más que extrema, traumas, mucho dolor, de cuerpo y de corazón, … en fin, todo es un shock; aunque también hay poesía, la de la cámara de nuestra inteligente, poética, “punki” y valiente directora, capaz de crear secuencias de una belleza máxima en un mundo tan “trash”, lumpen, descarnado y desolador.

Una cinta sólo, repito SÓLO, recomendable para seres llenos de osadía con ganas de vivir experiencias fílmicas absolutamente salvajes, oscuras y turbias, y fuera de cualquier atisbo de aquello marcado por nuestras convenciones sociales y reglas. Avisados quedan.

Se me olvidaba algo. Hay que destacar a su protagonista. Vincent Lindon. Perfecto. Impecable. Emocionante. Absolutamente magistral. Suyos deberían de ser todos los premios europeos del año. La película no me atrevo a calificarla con un número, imposible, “too much”, insisto, pero que “too much”. Pero Él, actorazo sensiblemente bestial, sí que es un 10.

6 comentarios sobre “De MADRES (y PADRES) PARALEL@S.

  1. No he visto la película, Titane, pero algo me choca en el tráiler, algo que ocurre en muchas películas y, creo, especialmente en las películas francesas, “ella” es joven, tiene que ser joven, pero “él” no, no hace flata, él está libre de esa servidumbre…. Algo habrá en el guion que lo requiera, pero me resulta demasiado frecuente y me gustaría ver más películas sin esa repetida diferencia de edad.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me encantan tus comentarios. Totales. Deberías hacer un blog con tus críticas. No pueden ser más geniales.
      Por cierto, aún no me has dicho si te gustaron las “Madres paralelas”.
      Espero ansioso tu comentario, aunque sea por guasap.
      Felipe.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s