El regreso de Amenábar

Lo que más me gusta de Amenábar es saber de qué va ir su próximo proyecto. Siempre es una sorpresa. Uno piensa y asocia al director español con el mundo del suspense (probablemente, porque sus primeros títulos estaban más orientados a ese perfil cinematográfico) pero la realidad nos demuestra que Amenábar salta de un género a otro, de una época a otra, de un mundo a otro, con la facilidad con la  que un adolescente hace zapping frente al sofá. Y me encanta eso de él. Es valiente. No se acomoda. Arriesga. Se la juega en cada una de sus películas. No se queda en su zona de confort (como le encanta decir a la generación “millenial” y a los adictos a los libros de autoayuda). Para nada. Al contrario, le va el riesgo y, por ello, cada vez que se anuncia su futura aventura fílmica nos sorprende cada vez un poquito más. Que si una de romanos ambientada en Egipto, que si una sobre la eutanasia, que si la hipnosis, que si un relato gótico de fantasmas, que si sobre las “snuff movies”,… En fin, cada película es una nueva odisea. Y esta vez no iba ser menos. Y yo me quedé muerto cuando me enteré que en este caso se iba a centrar en la Guerra Civil y con Unamuno como personaje protagonista. Menudo fregado, pensé. Bravo Alejandro (Amenábar, “of course”) tú sí que tienes co…. raje. Y tal cual sabemos de qué irá su nuevo largo, empiezo a tener ganas de verla para poder conocer cómo le ha ido con su nueva “criatura”.

También os digo que, igual que me encanta saber sobre el argumento de sus obras y asisto emocionado (son cómo película eventos, como me pasa con Almodóvar, Woody Allen, Nolan, Fincher, …) a cada uno sus estrenos, en el caso del director de “Tesis” no siempre me apasiona el resultado y, en la mayor parte de los casos, me resulta irregular, siendo capaz de ofrecernos lo mejor pero también lo peor en cada una de sus películas. Sólo dos de sus obras me parecen redondas. Me refiero a ese bonito cuento de fantasmas que es “Los Otros” y ese su canto a la vida (y la muerte) desarrollado en ese alegato a favor de la eutanasia que era “Mar adentro”. También veo mucho talento y me inquieta lo suyo su ópera prima “Tesis” y me parece un potente debut. Pero en el resto de su filmografía no acabo de salir entusiasmado, pero tampoco exento de interés, que quede claro. ¿Y qué me ha pasado en su última obra? Vamos con ella.

 

“Mientras dure la Guerra” / “While the war” (Dir: Alejandro AMenábar):

Pues algo parecido. Irregular, desigual, desequilibrada, son las palabras que utilizaría para hablar de la incursión de Amenábar en el tema de la contienda española. Encuentro muchas cosas positivas, pero también bastantes negativas durante su entretenido e interesante metraje. Empecemos por las positivas:

  1. “Mientras dure la guerra” es un interesantísimo relato sobre cómo se produjo el alzamiento nacional en contra de la república, el cual funciona perfectamente como documento histórico del inicio de la guerra civil y del encumbramiento de Francisco Franco como el líder a seguir por los nacionales para que su golpe militar tuviera efecto.
  2. “Mientras dure la guerra” esconde una valiente y lúcida reflexión, perfectamente extrapolable a la actualidad, de esa eterna España dividida incapaz de ponerse nunca de acuerdo y en la que la equidistancia necesaria para intentar solucionar el panorama político (antes y ahora) es absolutamente inexistente. El mayor problema de España, lo dice en un momento de la película, somos los españoles, los cuáles nunca somos ni seremos capaces de estar todos en un mismo bando (a los hechos me remito; solo hay que ver el panorama desolador actual).
  3. Me gusta el foco en Unamuno, ese contradictorio personaje que ayudó a los nacionales en su cruzada anti República para luego posicionarse en su contra. Interesa el hombre, sus dudas, su confusión ideológica e interna.
  4. También disfruto con sus tres actores principales. Karra (Elejalde) aporta humanidad a Don Miguel, el literato, y consigues ver al escritor (aunque también ves al actor, pero sin que exista nunca un desequilibrio). Eduard Fernández cumple como Millán-Astray, en un papel muy en su línea. Y me encanta Santiago Prego como Franco (sólo veo al personaje, nunca al actor).
  5. Tiene momentos brillantes, véase ese famoso discurso en la Universidad de Salamanca, que ha pasado a la historia por su “Venceréis pero no convenceréis”.
  6. Sale todo el rato Salamanca, mi ciudad natal, y disfruto de lo lindo deambulando, con la cámara de Amenábar, por las calles que me han visto nacer y crecer.

Vamos con las negativas:

  1. Todo en “Mientras dure la guerra” me tiene un aire de telefilme bien cuidado, hecho con dinero, pero en el fondo con estética y esencia de telefilme.
  2. Encuentro todo demasiado descriptivo, excesivamente narrativo, así como añoro una propuesta más personal y arriesgada, tanto en la forma como en el fondo.
  3. Tiene momentos buenos en los que la cinta se eleva y gana en calidad, pero en otros veo falta de emoción y garra.
  4. Así como encuentro muy bien a los tres personajes principales y a sus actores, veo más desdibujados y desenfocados al resto de personajes secundarios (no todos) y a sus intérpretes, no existiendo nunca un equilibrio entre las escenas claves y el resto.

guerra1

Concluyendo: una valiente, correcta (digamos incluso Notable) y no exenta de interés y valía, pero a la que le falta un cierto “punch” para ser la obra redonda y contundente que se le espera a un grande como Amenábar. Lo siento, Alejandro, pero es lo que tiene la gloria, que a veces es más difícil mantenerla que alcanzarla. Pero yo, qué sepas, ya estoy deseando saber de qué irá tu próximo proyecto.

¡Gracias a los 250!!!:

Y sí, ya sois más de 250 los seguidores de este blog. Me llena de ilusión el saber que cada día somos alguno más y que sois muchos, además, los que leéis de continuo cada uno de mis posts. El blog no se ha estancado. Sigue creciendo. Y yo no encuentro más que motivación en saber que cada vez sois alguno más. Gracias, gracias y gracias. Eso sí, agradezco vuestra difusión. Si leéis estas líneas asiduamente, si os gusta el contenido de mis palabras, no dejéis de compartir el enlace (www.hoymevoyalcine.com) con todos vuestros amigos, contactos, familiares, así como en todas vuestras redes sociales. A mí me ayudáis muchísimo porque no sabéis la ilusión que hace el saber que cada día somos alguno más. Gracias, en cualquier caso, de nuevo. Un saludo lleno de emoción para todos.

 

 

7 comentarios sobre “El regreso de Amenábar

  1. Coincido contigo,muy desigual la película. Yo espero que vuelva a sus historias originales no basadas en hechos reales,que en mi opinión es el terreno donde más destaca.

    Me gusta

  2. Para volver a una historia original, hay que tener una historia original 🙂
    Y eso no es tan fácil… pero si alguien puede, será Amenabar…
    Seguro que vuelve a sorprendernos.

    Yo me quedo con que los cines se han llenado, al menos en Salamanca…

    PD. Parafraseando a Unamuno:
    “Te seguiremos y lo conseguiremos”, querido bloguero del año jejeje

    Me gusta

  3. Le han dado demasiado bombo. Por el tema y por ser de Amenábar. Lo mejor, el papel de Karra Elejalde. Gracias por la crónica. Y siempre es agradable ver tu ciudad natal.

    Me gusta

    1. Quizá sea eso. Se le ha dado mucho bombo y como es de Amenábar parece que hay que verla. Aún así, creo que es una película que no le vendría mal ver a todos los españoles, para no seguir repitiendo los errores del pasado. Un abrazo enorme. Felipe.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s