La valentía de crear.

            Pocas cosas tan difíciles como crear. Partir de la nada y lanzarse al mundo de generar ideas que se materializarán en algo concreto: una película, una canción, una novela, un edificio, un poema, … Ponerse al descubierto. Desnudarse emocionalmente ante la audiencia, ante el público, ante el ciudadano, ante la humanidad, … y mostrarles lo que uno lleva dentro, aquello de lo que uno quiere hablar, expresar, hacer sentir a los demás. Nada tan difícil como la creatividad, en la que no se parte de fórmulas prestablecidas, leyes físicas, ni principios biológicos, …no, sino del vacío, del folio en blanco, del Word sin caracteres, del boceto sin pinceladas, del guion sin diálogo, sin palabras, … Y hacer y rehacer, y emocionarse y frustrarse y volver a empezar, y creer en tu idea, para luego volverse “agnóstico” o incluso “ateo” de ella. Para rematar algún día, si es que se llega a rematar, y ser juzgado. Primero la obra en sí, el resultado, y luego el uno mismo, el creador, el autor. Valientes ellos todos. Muy admirables los que crean. Toda mi devoción, aunque sólo sea porque lo intentan.

            Voy a ver dos obras tan opuestas como unidas por la pasión de crear. Vamos con ellas.

Sigue leyendo «La valentía de crear.»