Pura miseria

Escribo este blog desde mi privilegiada situación. Tuve suerte en la ruleta de la fortuna (me salió cara cuando el destino tiró mi moneda) y me tocó nacer en una familia acomodada que me permitió estudiar y vivir un montón de grandiosas experiencias (viajar, aprender idiomas, leer, ver cine, exposiciones, ir a conciertos, …) que han dado lugar a la persona que soy hoy en día. Siempre me he sentido afortunado y tengo por lema no desperdiciar ninguno de los momentos que me depara esta vida. Para mí, aparte de un privilegio, es una obligación. Pero por desgracia, no todos han tenido la misma suerte. La injusta “madre Fortuna” no departió el mismo porvenir para todos y uno no tiene que irse muy lejos para ver que hay muchos de tus iguales, muchas personas como tú, a los que la, insisto, injusta “lotería de la vida” no les repartió el mismo premio gordo. Al contario, el destino se lo pondrá muy difícil. Y, como digo, no te tienes que separar mucho de tu barrio para ver esta otra realidad. En tu misma ciudad, a poca distancia de tu acomodada morada, (mal)vive gente que intenta sobrevivir ante unas circunstancias absolutamente adversas. Y lo tienen difícil. Y ya no por la situación económica, que generalmente lo complica todo, sino por la dificultad de poder escapar de un ambiente en el que los estímulos a los que te sometes cada día (falta de educación, violencia, desatención social y familiar, …) son todo menos motivadores, además de absolutamente demoledores y, lo que es peor, casi definitorios para que uno acabe repitiendo los mismos perfiles de lo que ve y vivencia a su alrededor.

De eso habla “Los Miserables”, uno de los recientes éxitos de la cinematografía gala, de esa demoledora miseria u horrible mala fortuna en la que se ven atrapados los habitantes de muchos de esos barrios del extrarradio y de los que muy pocos (como el director, el cual nació en el barrio que retrata, así que sabe muy bien de lo que habla) podrán escapar.

De eso trata esta recomendable película, de personas sin suerte. De aquellos a los que le tocó la cruz cuando la moneda fue lanzada al aire. Les salió la calavera. La pura y maldita miseria.

 

 “Los miserables” / “Les Misérables” (Dir: Ladj Ly):

“Los Miserables” habla de ira. De rabia contenida. De violencia. De injusticia. Y de falta de esperanza. Con todos esos elementos viven (o, mejor dicho, sobreviven) los habitantes de Montfermiel (barrio donde, curiosamente, Víctor Hugo escribió su inmortal obra “Los miserables” (la cual sirve de inspiración de la cinta), un barrio de “la banlieu” (o como llaman ellos a los suburbios) o las afueras de París. Pero se centra para ello en la unidad de policía encargada de vigilar la zona a diario. Concretamente en tres de sus miembros: los veteranos Chris y Gwada y el recién llegado Stéphane. Asistiremos al primer día de patrulla de este novato en la patrulla (la trama tiene lugar en apenas 24 horas) y de cómo se tendrá que adaptar a los peculiares métodos de sus dos nuevos compañeros. Todo se complicará, hasta límites insospechados, cuando sean grabados de manera casual por un dron en una maniobra absolutamente inapropiada. Algo que despertará el odio del barrio y de esos “Les misérables” que intentarán revindicar, de la manera menos afortunada para todos, su dignidad.

miserables1

            “Los miserables” es la ópera prima del director galo Ladj Ly pero, por su alta calidad, no lo parece. Todo está rodado con veracidad, inteligencia y sentido del buen hacer. El primerizo creador retrata con acierto una barriada de París (podría ser la de cualquier ciudad) y de esos “desheredados” que apenas tienen nada y cuyo único “modus vivendi” es su propia supervivencia. Así de simple. En su mayor parte, nuestros protagonistas son jóvenes criaturas que, sin apenas medios y motivación alguna (lo que ven en sus hogares y alrededores es desolador), terminan siendo víctimas de ese opresor y descorazonador ambiente (donde la palabra esperanza cuesta pronunciar) en el que, probablemente,  nunca hubieran querido nacer y del que siempre querrán escapar, aunque la mayoría no puedan hacerlo, convirtiéndose finalmente en todo aquello que detestan e intentan esquivar del mismo.

Pero “Los miserables” no solo habla de injustica social, sino también de abuso de poder, el que ejerce esa corrompida policía la cual no duda en utilizar todos lo métodos que ellos deberían perseguir y combatir, como la violencia, el chantaje, la extorsión, …, creando una situación “kafkiana” de la que es imposible salir, ya que la violencia y la injustica no genera otra cosa que violencia e injusticia. Así de claro. En definitiva, un bucle, el de “la pescadilla que se muerde la cola”, en la que los enrabietados y heridos sufridores no tendrán escapatoria e intentarán revindicar lo único que les queda, su dignidad.

Veo todo el metraje de esta muy notable e interesante nueva obra sin parpadear. Me interesa (también me asusta y me entristece) todo lo que cuenta. Todo me resulta creíble y me engancha. Desde los actores (los profesionales y los no), a la ambientación o a la historia. Nada me sobra ni me chirría. Menos aún su final. La última media hora me deja inmóvil y pegado a la butaca y salgo tocado del cine con todo lo que acaba de procesar mi cerebro. Y me queda claro su mensaje, el cual, como educador que soy, comparto totalmente, algo que su director, Ladj Ly, nos muestra de una manera rotunda y efectiva (con un último plano brutal que encadena con una perfecta y complementaria cita de Víctor Hugo): si hay una manera de evitar los problemas sociales, quizá la única, es la educación y el enfoque constructivo. Con la represión y la destrucción conseguiremos cualquier cosa menos el bienestar y la esperanza. Yo solo salgo de la sala con un único deseo: ojalá que algún día, estos “miserables” de los que habla el filme finalmente los encuentren y puedan abandonar la pura (por no decir otro término más malsonante) miseria.

 

2 comentarios sobre “Pura miseria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s