Diario de confinamiento #3. Hacia la luz

 

Parece que vemos la luz, pero como que no. Seguimos en “stand by”. Nos encontramos a punto de tocar esa cosa que antes detestábamos y que ahora ansiamos, cual arqueólogo en busca del Santo Grial, llamada rutina, normalidad. Queremos volver a ser lo que éramos, a vivir como vivíamos, a relacionarnos como nos relacionábamos y dejar el “confinamiento” para las anécdotas de los reencuentros familiares o amistosos sea o no sea Navidad. Queremos ver la meta. Cruzar la línea de este particular “maratón” que nos ha tocado vivir y del que nos asusta pasar el “muro”. Queremos llegar. Y no mirar atrás. Y llegaremos. Después de no sé cuántas fases y en no sé qué orden, que sólo nos plantean más preguntas que una partida de “Cluedo” (¿Qué es antes, la caña o el corte de pelo, entrar en Zara o en mi oficina, ir a correr o visitar a mis padres, puedo visitar a mis padres si voy corriendo…?). En fin, un sin vivir. Pero del que saldremos. Estoy seguro. Y si es con sentido del humor, mejor. Ahí van mis impresiones de estos días.

  1. ¡Somos 300!!!:

Sí. Conseguido. Somos 300. Después de dos años lo hemos conseguido.  300 seguidores. Y no sabéis lo feliz que soy. Y conozco al “follower number 300”, mi amigo Rubén, cinéfilo de pro, que lee siempre el blog, y que se animó finalmente a inscribirse. Darle las gracias a él, al que le hago la ola, y a todos vosotros, ya que, como siempre digo, sin seguidores no hay blog y sin vuestro tiempo y entrega no se alimentaría mi pasión de compartir lo que escribo con todos los que me leéis. ¡Gracias! ¡Gracias!¡Y gracias!! Ahora a por otros 300 (acción en la que podéis siempre ayudarme compartiendo el blog con vuestros contactos, redes sociales, etc… Yo os lo agradezco).

Menta Marquesina de Teatro Palomitas Noche de Cine Invitación

  1. Conclusiones de estos últimos días de confinamiento:

Vamos ahora con algunas conclusiones que he sacado estos días durante el confinamiento también conocido como “confitamiento” (confinamiento de los que engordamos, como es mi caso) o “CONFETI-miento” (o confinamiento de los que interpretan las normas a cumplir según sus necesidades o, dicho de otra manera, según su “visionaria” vision. ¡¡À son avis!!, como dirían los más políticamente correctos franceses).

  1. Sin duda alguna, nunca me había puesto un chándal tanto como estos días (ni sumando todas mis clases de Educación Física, antigua gimnasia, término que, por retro, me gusta mucho más). Me he lanzado, como nunca en la vida, a la ropa cómoda y “chandalera”. Y eso que yo pienso un poco, como me encanta compartir con mi amigo Carlos, como el malogrado rey de la moda Karl Lagerferd (D.E.P.) cuando decía genialidades del pelo de: “El pantalón de chándal es un símbolo de derrota. Has perdido el control de tu vida, así que te has comprado un chándal”. Verdad como un puño. Tal cual. Yo el chándal para hacer deporte. Nada más. Pues el confinamiento ha enviado por la borda ese principio de vida y el poco glamur que podía o no tener y me ha lanzado de bruces a la ropa deportiva, con la salvedad de que a mí no me da el porte y la elegancia, ojalá, que le da a la Rosalía o al cantante de COLDPLAY. Y mira que soy de ADIDAS. Pero, como que no. “¡Malamente! Tra, tra”.
  2. Malamente, también, lo de los kilos de más. Me he tenido que poner a dieta. Por si no fuera duro ya de por sí el “confitamiento” (o confinamiento con kilos de más). Ojalá hubiera hecho caso a otra de las célebres frases del rey de la casa Chanel. Esa que decía (frase que me descubrió también mi amigo Carlos): “Compra tallas pequeñas y menos comida”. Mejor me hubiera ido. Pero no, me he lanzado a la bollería (soy de los que han contribuido a la escasez de harina en los supermercados) y el mundo “muffin”, es lo que tiene tener pequeños en casa, ha hecho estragos en mis ya de por sí redondeadas carnes. Así que, vuelta a la pechuga a la plancha y al biscote integral. ¡Horror!!
  3. De las ideas oídas estos días en las video llamadas, me quedo con la propuesta por mi amiga Viqui. Ella plantea que si hay otro confinamiento se cree una aplicación para ver la compatibilidad de tus compañeros de morada de cara a estar otra vez juntos encerrados. Una especie de Tinder, pero más de convivencia que de sexo. Una aplicación que te haga preguntas del tipo: ¿Vas a jugar al tenis en el salón de mi casa? ¿Voy a tener que ver tu cuerpo serrano en ropa interior todo el día tumbado en el sofá de mi casa sin hacer nada, cual gato meditabundo en ola de calor? ¿Vas a colaborar en las tareas de tu casa o simplemente vas a manchar y manchar y manchar y comer “alpiste cual hámster desbocado”? Creo que sería ideal para mil parejas y familias, no tanto para los abogados y psicólogos que se forrarán tras la salida de este “Gran hermano” de corte familiar. Yo, al menos, en eso estoy contento, sólo tendré kilos por eliminar. Otros muchos, divorcios y traumas. Pero por si acaso, hagamos la aplicación. Por si nos toca encerrarnos de nuevo. ¿Verdad, Viqui?

 

  1. De cine y series:

Poco que contar. Mis hijos se han apoderado del mando (se cotiza en mi casa más que las mascarillas y los guantes en el exterior) y parece que nuestro particular “show de Truman” lo está patrocinando Disney Plus. Esto es lo poco que he podido ver:

 

1.- “High School Musical. La serie”: Pues como las películas, pero en capítulos. Poco que decir. Chicos y chicas de instituto guap@s y fibros@s que cantan y bailan bien (ojalá hicieran eso sólo todo el rato) pero inmersos en un guion “folletinesco” y “cerebroplanesco” (“palabro” que me acabo de inventar) que perfectamente lo podrían haber hecho mis hijos de corta edad en cualquiera de los días en los que hemos estado encerrados. Bueno, creo que ellos lo hubieran mejorado. No molesta. Pero no aporta nada. Abstenerse el que no tenga descendencia alguna. Mejora, eso sí, por decir algo a su favor, un poco a las películas originales.

foto_2_entrada137

2.-“Los hermanos Willoughby” / “The Willoughby” (Dir: Chris Pearn):

Me gusta, sin embargo, este estreno familiar de Netflix, tan extraño como estimulante. Cinta de animación en torno a la paternidad irresponsable y la adopción / acogida (el tema ya dice mucho, teniendo en cuenta que es una cinta para “peques”). Una notable cinta que destaca por dos cosas. Uno, un guion fuera de la norma, interesante por distinto, que se aleja mucho de los cánones “fronzenianos” de gran parte de la animación “mainstream”. Dos, una animación original, tan colorista como “freaky”, que derrocha imaginación y buen hacer. Una notable cinta, ideal para padres y “babies” de miras más allá de lo convencional.

foto_3_entrada137

3.-Los peque-clásicos:

Tomamos la decisión en casa de ver un clásico a la semana con nuestros peques (9 y 7 años). Cine viejo, antiguo, como dicen ellos. Un éxito. Llevamos ya cuatro y las cuatro les han encantado. “Sonrisas y lágrimas”, “Evasión y victoria” (esta la eligieron ellos; son súper futboleros y, en cuanto se enteraron de la temática, no lo dudaron, y les pirró), “Con la muerte en los talones” (Hitchcock en vena; a palo seco; pues ni se inmutaron) y “El mago de OZ” (quizá la que más preguntas les suscitó, por lo de los efectos especiales “demodés”). Hay que sembrar para luego recoger. Y el cine es una gran inversión, créanme. Ellos ya lo tienen asumido. – ¡Hoy toca clásico, papi! – -Tal cual, hijo. Tal cual. – Porque en pantalla, como en la vida, hay que ver de todo. Cuánto más mejor, para luego poder elegir.

foto_4_entradas137

4.-El “mandaloriano” y el chico cachas:

Y finalizo con con dos recomendaciones.

  • Terminamos la primera temporada de “The Mandalorian” (de la que ya he hablado en este blog), en Disney Plus. Nos hemos quedado con ganas de más. Si en los primeros capítulos sólo me convencía sus dos personajes principales (ese implacable y místico “mandaloriano” y el adorable “Baby Yoda”) y su estética de western espacial, en los últimos capítulos también mejora la trama y yo, como mi “family”, nos hemos quedado con ganas de más. Pequeñas dosis de buen “Star Wars” para seguir alimentando ese genial mundo Inter espacial que tanto amamos algunos (hoy es el día de Starwars, por cierto … “May the 4th be with you”).

foto_5_entrada137

  • Veo el último exitazo (por número de visionados) de NETFLIX. Se llama “Tyler Rake” / “Extraction” (Dir: Sam Hargrave) y lo protagoniza el mozo de la Pataky, o, al que todos conocemos como el que hace de THOR. La cosa da lo que promete. Puñetazos, mamporros, tiros, machetazos y adrenalina a mansalva. Es tan entretenida como bestia. Como cinta de acción, perfecta. No sé cómo algo más. A mí me tuvo pegado a la butaca sus casi dos horas, básicamente, porque hay acción de la buena, tiene un gran ejercicio de dirección detrás (hay un plano secuencia de unos 20 minutos memorable) y su “mazado” prota cumple con creces como máquina de matar (además va mostrando poco a poco su mejoría actoral). Toda una gran sesión de músculos, patadas y cabriolas de todo tipo para ver si el rescate de un secuestro llega o no a buen puerto. Así de simple. Nada más. Recomendable si os va el género.

foto_6_entrada137

  1. Un consejo de despedida:

Me despido con un consejo. Agárrense como un clavo ardiendo al optimismo. A la alegría y a la esperanza. Como cantaba Dorita soñando con Oz, siempre hay un lugar mejor sobre el arcoíris, un “somewhere over the rainbow” particular al que llegar al fin para ser feliz y por eso hay que disfrutar de cada momento de nuestra vida, confinados o no, y no quejarse tanto (y esto lo digo no porque a mí me moleste, sino porque últimamente no oigo más que gente enfadada y quejándose). Lo bueno está siempre por llegar. La protesta sirve de poco, sólo crea frustración y no aporta nada. Y os lo digo porque nunca se sabe. Un día te estás riendo como si no hubiera mañana, partiéndote la caja con banalidades del día a día, con las mil anécdotas del particular “PeterSellesco” encierro de cada uno y compartiendo  las ganas de vernos y celebrar una buena fiesta tras el confinamiento y a los tres días estás ingresado en la UCI agarrándote con uñas y dientes a esto que tanto amamos llamado existencia. De la risa a la lágrima en un plis-plas. De la carcajada al llanto en un santiamén. El azar de la vida siempre está ahí. Y sorprende para bien y para mal. Por eso aprovechen este viaje, que nunca sabemos lo que va a durar. Disfruten (estemos o no encerrados), ríanse (siendo responsables y cumpliendo las normas; eso siempre, que queremos volver a la normalidad cuanto antes y depende de todos), amen, gocen, vean cine, eso también, siempre, y sean felices. Muy felices. Todo lo que puedan. Y no se quejen. No desperdicien el tiempo con negatividades varias sean de la índole que sea, porque el trayecto de la vida, como en las montañas rusas, pasa volando y cuando te quieres dar cuenta, su final ya ha llegado, y sin darte cuenta. Disfruten de su “ride” vital. Créanme, sólo hay uno, así que, no sean tontos, sáquenle todo su jugo, pues está la cosa como para desperdiciarlo.

foto_7_entrada137

 

 

6 comentarios sobre “Diario de confinamiento #3. Hacia la luz

  1. Tyler Rake es un poco John Wick copia China 😂 para los forofos del baloncesto, el documental de Jordan en Netflix, “The Last Dance”, es una maravilla. 300 ya, enhorabuena, Felipe, te mereces 3000 al menos cómo decían en Endgame.
    A estar fuertes y optimistas, lo sacaremos adelante nosotros sin prestar atención a todos los políticos y medios que ellos están a sus cosas

    Le gusta a 1 persona

    1. Imagino que lo sabes, pero el comentario de ‘te quiero 3000’ a Ironman,
      hace referencia a los 3000 minutos (más o menos) que suman todas las pelis de Marvel
      🙂
      (Será alguna suma que ha hecho algún friki, y se inventó eso jeje)

      Le gusta a 1 persona

  2. Muchas gracias por tus ‘artículos’, porque esto ya está al nivel periodístico.
    Nos alegras el día, al menos a mí, con tus “lecturas”…
    Me refiero a leerte y a cómo lees tu vida 🙂 Me encanta!

    Qué buena idea lo de meterte a los clásicos, me recuerdas a mi compi Carmen Pi,
    también va a ése nivel, aunque hace cosas raras como ver la Jungla 3, sin ver las 2 primeras.
    (Vamos, como tú con el John Wick ése jejeje)

    Respecto a ‘Evasión o Victoria’, waw, para los futboleros es un must view!
    Es como si ahora hacen una película Messí o Ronaldo,
    Ver a Pelé regateando nazis, no tiene precio, y se rodeó de otros grandes de los años 70
    Y ya lo unes con Stallone de portero y rizas el rizo 😀
    Y encima, está basada en hechos reales… chapeau!

    A seguir con la dieta, qué nunca está de más cuidarse, no te descuides 🙂
    PD. Lo mejor que este año todos vamos a estar parecidos jejejej

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Gracias, contrablogger, también a ti!!
      Tus mensajes son un perfecto complemento al blog y hay mucha gente, doy fe, que los lee.
      Así que no dejes de incluirlos.
      “Evasión y victoria” un éxito, no tanto como mi dieta. 🤦🏼‍♂️
      Un abrazo grande.
      Felipe.

      Me gusta

Responder a erasmusdelia Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s