Diario de confinamiento #2 Las vacaciones

Seguimos encerrados una semana más. Todo ha sido muy similar a las anteriores, con la salvedad de que en estos días en casa los cuatro hemos estado de vacaciones. Vamos, que hemos hecho lo mismo, salvo madrugar y trabajar. Y, definitivamente, hemos desconectado. Quizá nuestros cuerpos y nuestras mentes empiezan ya a acostumbrarse a esto de estar encerrados entre cuatro paredes y cada vez pensamos menos en qué hacer fuera y más en cómo entretenernos dentro. Supervivencia, lo llaman. No sé. Algo similar a lo del síndrome de Estocolmo. Empezamos a darle normalidad a lo del “confitamiento” y es un poco más fácil cada día. Al menos para nosotros. No lo sé. En cualquier caso, os dejo con algunas de las conclusiones que saco de estos días, así como algunas pinceladas de algunas series y películas de estreno que veo. Por si os sirve de algo. Vamos allá.

 

  1. Conclusiones de unas vacaciones “intra-muros”:

 

  1. Cada día, religiosamente, salgo a aplaudir a todos los héroes que se están dejando la piel en estos días de la crisis del Covid-19 (sanitarios, policía, bomberos, cajeras, reponedores, camioneros, …) pero gran parte de mis aplausos (como un 20%, uno de cada 5) se los dedico a mis vecinos de abajo (los cuales no tienen “churumbeles”) por aguantar, de esa manera estoica y sin protestar nunca, a mis dos hijos, dos adorable pero “tarados” del deporte, los cuales han convertido la casa en un pabellón multideportivo. Para empezar, el salón es una pista de baloncesto. En fin, estoy seguro de que serán recompensados, como se merece, en otra vida. Al menos eso espero.
  2. Intentamos no engordar a base de seguir los entrenamientos de un “personal trainer” que, en teoría, entrena a los famosos, el cual me deja en cada sesión extenuado y sudado cual beduino en ola de calor desértica. Me manda a la ducha directo (y casi al cadalso) sintiendo mil sensaciones (todas de dolor, por supuesto) en partes de mi cuerpo que absolutamente desconocía. Él es todo músculos y tableta. Yo todo agujetas y redondeces. Está claro que el entrenamiento no nos sienta por igual.
  3. Claro, que igual tiene mucho que ver el hecho de que de repente nos hemos convertido en “pseudo pinches de cocina” de lo más activos, que ni salidos del último programa de “Masterchef”. El número de bollos, panes, tartas, cupcakes, “coulants”, churros, … es absolutamente superior al número de abdominales y flexiones que hago (bueno, digamos, intento hacer cada día). Por eso que, quizá, mi cuerpo no se “bradpittalice” como a mí me gustara. Soy la misma masa redonda pero con dolor. En fin. Malditos sean los dulces por existir y los ejercicios físicos por no dejar de hacerlo.
  4. Las videollamadas grupales siguen siendo igual de emocionantes que al principio, pero todos gritamos, aplaudimos e intentamos hablar a la vez, con lo cual, el resultado parece un capítulo pirata de “Aquí no hay quien viva”. Todo griterío y carcajada. Jolgorio e incomprensión. Igual de gratificante que poco efectivo.
  5. Ya ganas de luz y de sol, y de parques, y de cañas, y de mojitos en una terraza, y de cafés de cafetería, y de cine, mucho cine, y de comidas familiares, y de celebraciones, y de verbenas, y de fiestas populares, y de charlas con amigos, y de tardes de tiendas, y de paseos por parques, y de salir a correr, aunque uno vuelva muerto, … en fin, no sigo, que me pierdo, pero ganas de todo.

 

  1. Dos de perros en Disney Plus:

Por lo que a cine se refiere, poco estreno veo. Solo dos de perros infantiles en Disney plus (la recién estrenada plataforma de la casa del ratón Mickey). Ninguna me mata. La primera es “La dama y el vagabundo” (Dir: Charlie Bean) y es una versión en acción real del clásico de dibujos de la productora americana. La opinión que tengo de ella la resumo con una frase de mi hijo: – Papi, ¿por qué si hablan, luego también ladran los perros? – Pues tal cual.  No acabo de ver el sentido a hacer una versión humanizada / “perralizada” del “clásico” si la original funcionaba también. No me aburro, para nada, pero tampoco me aporta mucho. Además, todo me resulta un tango cursi y relamido, algo desfasado y un tanto decimonónico, para nuestra visión de espectadores del siglo XXI.

Un poco más me gusta “Togo” (Dir: Ericson Core), una de perros que tiran de trineos en Alaska (que recuerda mucho a la recién estrenada “La llamada de lo salvaje”, con Harrison Ford) con Willem Dafoe como protagonista (lo mejor, junto al perro, de la cinta) que tiene su mejor baza en sus entretenidas escenas de acción y sus bellos paisajes. Nada más. También el tono relamido de sus diálogos en sus escenas de personajes humanos ralla lo cursi. Prefiero ver correr a los perros que hablar a los pocos seres de carne y hueso que salen en pantalla. Ambas películas son sólo recomendables para aquellos que tengáis hijos. Nada más.

Dama_Togo

  1. El “mandaloriano” y los amigos eternos:

En tema series, sólo veo “The Mandalorian”, también en Disney Plus. Bueno, sólo veo 5 capítulos, que es lo que te permite ver hasta ahora la plataforma (quedan 3). La sensación que tengo con la historia de este “mandaloriano” es que sus dos personajes principales (ese misterioso caza recompensas que parece salido del mejor “western”) y el entrañable y achuchable no, lo siguiente, “baby Yoda”, están muy por encima de la trama de cada uno de sus capítulos. Me encanta el aura misteriosa y mística de la serie; también la esencia de película del Oeste, en la que incluyo esa maravillosa sintonía con la que empieza cada capítulo, a pesar de estar ambientado en el espacio; creo que Pedro Pascal está perfecto como su protagonista a pesar de no enseñar nunca la cara (hasta ahora; su voz y su lenguaje corporal le bastan), … hasta ahí, bien, pero luego, aunque me entretiene, sus historias no me acaban de entusiasmar. Espero a ver si hay un cambio brutal en los tres últimos capítulos. Cruzo los dedos.

Mandalorian

            No me defrauda, sin embargo, el eterno re-visionado de la que, para mí, es la mejor serie de la televisión. Veo “FRIENDS” de nuevo con mis hijos (para ellos es la primera vez) y vuelvo a caer rendido a sus pies. Cada diálogo de cada uno de sus personajes me provoca la misma cantidad de risa que de emoción. Me troncho, me parto, me muero de la risa. Disfruto cada uno de sus minutos, cada uno de sus diálogos, de sus secuencias.  No me defraudan para nada. Al contrario, solo doy gracias al universo por haber formado parte, y muy importante, de mi vida. Rachel, Ross, Chandler, Phoebe, Monica y Joey, …gracias, gracias, gracias, por existir y por haber llenado muchos ratos de mi existencia de tantas carcajadas. Bien lo resume mi hijo: – ¡Papá, no entiendo por qué te ríes tanto!!-. No te preocupes, Nico, algún día lo entenderás. Estoy seguro de ello. Si no la han visto aún, no dejen de hacerlo (está en NETFLIX) y si lo han hecho ya y la adoran como yo, no lo duden, vuelvan a ella. Les aseguro que es la mejor receta para este confinamiento. Mano de santo. ¡Hasta la semana que viene!!!

friends

 

9 comentarios sobre “Diario de confinamiento #2 Las vacaciones

  1. Buen relato de una “presona” aplaudiendo a los “ciudadanos” (expresiones del genial Piedrahita). Del Mandaloriano la música, el ambiente y Herzog alabando al imperio con ese acento 😀 Friends con episodio de vuelta demorado por la crisis 😪 mis series de humor de cabecera, Seinfeld y Curb your enthusiam 😂😂
    A cuidarse todos mucho y paciencia

    Me gusta

  2. Si me viera tu hijo leerte, me diría, por qué te ries tanto!!??
    Me parto imaginándome el pabellón deportivo de tu casa…

    Qué grande Friends, aunque no sé si te dará tiempo a las 10 temporadas jejeje
    Espero que no, al menos (crucemos los dedos) En Amazon Prime también está!
    Yo es de lo poco que me compré en DVD, ahí en algún mueble estarán cogiendo polvo,
    fucking plataformas digitales, qué daño han hecho al coleccionismo…

    Curioso que el Mandalorian ése (me ha recordado a Delorian de regreso al futuro)
    hayan decidido sacarlo en cómodas emisiones semanales
    (la verdad que eso de poder deborar una serie en un día, a mí, no me mola)
    qué fue eso de digerir los episodios, y tener qué esperar…
    En USA salió de golpe y aquí en fascículos?
    Lo que hacen para no poder verla en los 7 días de prueba de Disney+ 🙂

    Respecto a los perros, la original de Dama y Vagabundo, nunca me moló mucho,
    imagino que ladran cuando hay humanos, como para dar a entender que no les entienden, no sé…

    Pues hay una escena de Pitt en la última de Quentin, subido al tejado, sin camiseta…
    qué podrías haberla rodado tú, dentro de un par de pandemias a este paso deportivo que llevas
    jejejej

    Saludos

    Me gusta

  3. Vaya post! Gracias, super divertido! :–)

    Nosotros también estamos viendo Friends en estos días, gran serie con la que hemos crecido los dos (el peque es demasiado peque todavía como pa disfrutarla). E intentamos hacer ejercicios cada día, pero dudo que nos bradpitteceamos mucho… X–D

    Me gusta

Responder a Pedro Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s