Pikachu vs El genio tan genial

Dedico este post al último cine infantil-juvenil que me he acercado a ver con los más pequeños de mi casa. Me refiero a “Pokémon. Detective Pikachu” y a “Aladdín”. A las dos voy con entusiasmo por varias razones: la primera viene precedida de notables críticas y la segunda es un “remake” de una de mis películas Disney favoritas de mi etapa de juventud. El resultado que me provocan es totalmente distinto y es la magia de la cinta del carismático ladronzuelo árabe la que sale ganando en esta peculiar batalla por el título de la mejor cinta infantil actual de la cartelera. ¡Vamos con el combate!!!!

 

“Pokémon. Detective Pikachu” / “Pokémon. Detective Pikachu” (Dir: Rob Letterman):

PIERDE: “Pokémon. Detective Pikachu”. Lo siento, pero, aunque iba con ganas de verla, no me acaba de convencer esta adaptación a la pantalla de los populares videojuegos del peculiar personaje japonés y sus no menos peculiares amigos y enemigos. No me engancha esa trama de ese hijo, en cierta manera “abandonado”, en busca de su desaparecido padre y para la que contará con la única ayuda del entrañable Detective Pikachu, un inteligente Pokémon que habla y que, curiosamente, solo él entiende. Se deja ver, pero no emociona y son exclusivamente sus adorables criaturas, me refiero al monísimo Pikachu y toda su panda, con su bonito diseño y su gran colorido, lo único que me alegra la vista y la proyección durante todo su metraje. El resto me resulta anodino. Ni malo ni bueno ni, todo lo contrario. Se ve, porque se puede ver, pero nada me mata. Nada me emociona ni me hace, a pesar de ser una película de aventuras, vibrar. Eso sí, aviso a navegantes, a mis hijos, ambos ellos, les encantó, como lo hizo a todos sus amigos. Avisados quedan, seres paternos, porque quizá sea yo el “demodé” y desfasado.

Pikachu2

 

“Aladdín” / “Aladdin” (Dir: Guy Ritchie):

GANA (sin duda): “Aladdín”. Al contrario, iba con mucho miedo a la adaptación en acción real de la cinta de Disney. Aún recuerdo la emoción que sentí al ver la gozada de película de dibujos animados que habían creado en torno a la leyenda de Aladdín y el genio de lámpara. Era el Cine Van Dyck (paraíso, mi templo laico, donde se fraguó mi cinefilia), en Salamanca, mi ciudad natal, sala 4, abarrotada y una única sensación, la emoción provocada por cada uno de los minutos de su animado metraje. Por eso mi temor ante el ver que habían podido haber hecho, los de Disney (o como se suele decir en argot popular) al adaptarlo a los personajes de carne y hueso (más cuando los “trailers” no eran nada alentadores, por su tendencia a lo hortera y lo “kistch” y cuando entre las críticas había de todo, del entusiasmo absoluto al rechazo total). Pues créanme, yo no dejé de esbozar una sonrisa en toda la película y la disfrute como un “nano”. No puedo decir que sea gloriosa, magnífica, una obra genial (como la original que sirvió de base o su genio de la lámpara) o la panacea, pero sí que es más que un digno entretenimiento, un divertido, disfrutable y más que notable filme, muy recomendable tanto para los amantes de la cinta de dibujos como para todos aquellos que tengáis “peques” en casa. El éxito: haber mantenido la trama (casi copiada plano a plano), un buen casting de protagonistas (tanto Aladdín como Jasmine están perfectos; quizá Jafar es el más “desenfocado”), buenas escenas de acción, nuestras híper-cantadas y pegadizas canciones (desde el “Un mundo ideal”, que yo cantaba a dúo con mi hermana -qué recuerdos-, al “Si Arabia tú vas” o el “No hay un genio tan genial”, al que han añadido algunas como ese “Speachless” que creo que se convertirá en el nuevo “Let it go” del año, todo un nuevo himno al empoderamiento femenino),  un muy divertido sentido del humor (esa escena del baile del príncipe; ¡Qué risas!) al encanto derrochado por un más que desenvuelto Will Smith como genio de la lámpara, con un papel que le viene como anillo al dedo y en el que lo da todo (y eso que yo no soy muy fan del híper carismático “príncipe de Bel Air”). En definitiva, una peli para ir a pasarlo bien y disfrutar de una tarde de lo más “palomitera” y mágica gracias a lo mejor del espíritu Disney (cuando lo hacen bien, hay que reconocerlo, lo hacen muy bien).

Aladdin2

        Quizá una pega: sigo encontrando todo un tanto “kistch”, como en los “trailers”, y todos los bailes, trajes y decorados parecen sacados estéticamente, en cierto modo, de una gala del mayor de los horteras Carnavales, ya que lo han hecho bien cargadito de oros, brillos y brillantes, rasos y satenes, y escotes pronunciados y corpiños bien ajustados, una licencia estética, a la que, quizá yo, le hubiera dado un toque más moderno, menos convencional (algo de lo que quizá peque, en todos los aspectos, toda la cinta, aunque luego funcione), y más desenfadado. Pero esto es cosa mía, que soy más de “mates” que de brillos y poco de metacrilatos y dorados.

En definitiva: vayan a verla si les gustan las películas de la casa del ratón Mickey porque, seguramente, como lo hicimos el otro día todas las personas del cine (se sentía en el ambiente), lo disfrutarán, y mucho. Palabra de “Disneymaniaco”.

 

10 comentarios sobre “Pikachu vs El genio tan genial

    1. La verdad es que se pasa un gran rato en familia. Yo iba con mis dudas, pero luego lo disfruté en grande. Muchas gracias, amigo, por seguir el blog. Por cierto, sigo con el tema del ciclismo. No me olvidó. Je, je!! Un abrazo. Felipe.

      Me gusta

  1. Yo no acabo de cogerle el rollo a estos reboot de carne y hueso.
    A ver si aprovecho la fiesta del cine, y me animo a ir con la enana…

    Ya te pasó lo del horterismo con el vestuario de Aquaman…
    Ves cómo estás mayor! jejeje 😀

    Pero ya sabes que esto no es:
    “Un muuuuuuuundoo ideeeeeeeeeaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaal!”

    Me gusta

    1. Yo estoy contigo, Benja!! El rollo Carme y hueso tras el filme animado no acaba de ser lo mío, pero es verdad que tanto “La bella y la bestia” como “Aladdin” me gustó. Y sí, está claro que debo de tener algo con lo del vestuario, porque me fijo un montón!! Un abrazo. Felipe.

      Me gusta

  2. Pues a mi el punto hortera me transporto a las pelis de Bollywood y le pille el punto. Me gustó!!! Y la peli en general, como dices, de las que te mantiene la sonrisa todo el rato. A pesar de que el actor que dobla al malo es el mismo que el que dobla a Sheldom Cooper y a mi no me encajaba naaaadaaaa, me parecía de risa.

    Me gusta

Responder a Benja Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s